CARACAS, Venezuela—El lanzador dominicano Máximo Nelson se creció en su apertura del jueves, en el segundo juego de la final del béisbol venezolano, y guió el triunfo por blanqueada de 3-0 de los Cardenales de Lara sobre los Navegantes del Magallanes y su temible ofensiva, liderada por Pablo Sandoval.

La labor de Nelson (1-0), quien pitcheó cinco entradas, en las que toleró cinco hits, ponchó a tres y dio dos bases por bolas, sirvió para que los Cardenales igualaran la serie, que se disputa al mejor de siete, a un triunfo.

Lara tenía la obligación de obtener la victoria el jueves para no llegar a su casa - el Antonio Herrera Gutiérrez de Barquisimeto-, el viernes en la continuación de la serie final, con dos juegos de desventaja.

La buena apertura de Nelson le dio los Cardenales esa oportunidad que estaban buscando y éstos la aprovecharon. La ofensiva, comanda por Luis Valbuena, encontró en el quinto inning la formar de producir las tres carreras necesarias para alzarse con la victoria.

El relevo combinado de Rómulo Sánchez, José Jiménez, Yoervis Medina y Víctor Moreno (1) -quien se acreditó el juego salvado- se combinó para terminar de amarrar a la ofensiva del Magallanes, que solo le conectó a estos lanzadores dos hits en cuatro innings.

Valbuena fue quien abrió la pizarra por los Cardenales, con un cuadrangular (1) por el jardín derecho, en el quinto episodio. En esa misma entrada Robert Pérez conectó un doble, que fue seguido por un tubey impulsor de Gabriel Noriega y por un sencillo remolcador de Yangervis Solarte. De esa forma los crepusculares hicieron sus tres carreras.

La derrota fue para el pitcher abridor de los Navegantes, Gustavo Chacín (0-1), quien aceptó cinco hits y tres carreras, en cuatro entradas y dos tercios, en las que ponchó a seis bateadores.

En la ofensiva de los Navegantes, Eliézer Alfonzo conectó dos hits en cuatro turnos. Mientras que Reggie Corona dio el único extrabase del equipo. Sandoval falló en cuatro turnos antes de ser expulsado, en el octavo inning, por reclamarle al umpire principal.

El viernes la serie se muda al José Antonio Herrera Gutiérrez, de Barquisimeto, donde los Cardenales serán locales y donde se disputarán los próximo cinco encuentros.