BOSTON—El resentimiento de Carmelo Anthony hacia Kevin Garnett no duró mucho tiempo, pero su racha de juegos con más de 20 puntos anotados continúa.

En su primer encuentro luego de que una confrontación verbal llevó a que suspendieran a Anthony por un partido, el alero estelar de Nueva York anotó 28 puntos y los Knicks pusieron fin a una racha de 11 derrotas en Boston, con una victoria el jueves por 89-86 sobre los Celtics.

"No hay rencores con KG. Lo que pasó, pasó", dijo Anthony. "Hablamos al respecto y está superado".

¿Estaba de acuerdo Garnett?

"Sí", se limitó a decir, después se levantó y salió del vestuario del equipo perdedor.

Anthony anotó al menos 20 puntos por 27mo partido consecutivo, la tercera mejor marca en la historia del club detrás de los 29 de Richie Guerin y los 28 de Patrick Ewing.

"Respondió exactamente como debía", dijo el pivote de los Knicks Tyson Chandler. "La mejor forma de desquitarse es conseguir una victoria, especialmente en un lugar donde no hemos ganado en un largo tiempo".

Rajon Rondo encabezó a los Celtics con 23 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias, su cuarto triple-doble de la temporada. Paul Pierce agregó 22 tantos. Garnett anotó sólo ocho puntos, pero terminó con 12 rebotes, en tanto que Boston perdió su quinto partido consecutivo.

La ventaja cambio de manos en 17 ocasiones durante el juego, pero ninguna ocurrió en el último cuarto.

"Cuando el juego está apretado, no se puede perder el balón", dijo Pierce. "Eso es lo que hicimos en la recta final".

Los Celtics perdían 86-84 después de que Rondo encestó dos tiros libres con 2:58 minutos por jugar. Entonces J.R. Smith embocó su único triple después de fallar cinco y Rondo encestó cuando faltaban 40 segundos. Pero Boston perdió el balón en dos de sus últimas tres posesiones.

Anthony fue abucheado frecuentemente, pero no mostró ninguna señal de hostilidad hacia Garnett. En un momento, Anthony incluso extendió su mano a Garnett y le ayudó a levantarse.

La victoria se produjo 17 días después de que los dos aleros se encararon durante la victoria 102-96 de Boston en Nueva York. Después de ese partido, Anthony caminó hacia el vestuario de los Celtics antes de que el personal de seguridad interviniera y lo enviara de vuelta hacia el lado de los Knicks.

La NBA suspendió Anthony para el siguiente partido.

En Phoenix, Goran Dragic anotó 19 de sus 24 puntos en la primera mitad y los Suns se aferraron a la ventaja para vencer 93-88 a los Clippers de Los Angeles, con lo que sumaron su segunda victoria con el entrenador interino Lindsey Hunter.

Marcin Gortat agregó 15 unidades, incluidos dos tiros libres con 23,3 segundos por jugar. El argentino Luis Scola y Markieff Morris anotaron 14 puntos cada uno para los Suns, que no habían ganado dos partidos consecutivos desde que su mejor marca de temporada de cuatro victorias al hilo terminó el 19 de diciembre.

Scola jugó 35 minutos en los que embocó cinco de sus 11 lanzamientos y cuatro de cuatro en tiros libres. Capturó nueve rebotes y dio cuatro asistencias.

Los Clippers, que perdieron su tercer partido en fila, no pudieron contar con Chris Paul por quinta vez en siete partidos debido a un golpe en su rótula derecha. El equipo tiene foja de 3-2 sin él.

Jamal Crawford fue el mayor anotador de Los Angeles con 21 puntos. Eric Bledsoe anotó otros 15 tantos y Blake Griffin 12. Griffin dijo que se volvió a lastimar en su tobillo izquierdo al principio del juego, pero sin embargo jugó 36 minutos.

"Nuestra ofensiva se estancó", dijo Griffin. "Nuestra defensa no fue buena. Hemos hecho un mal trabajo y comienza conmigo. Tengo que hacer un mejor trabajo para establecer el tono temprano y ser un líder en la cancha, especialmente si Chris no está allí". 

La efectividad de los Clippers durante el juego estuvo por debajo del 40%.

"Nuestro objetivo es crear una mentalidad defensiva, para crear una presencia defensiva", dijo Hunter. "Nuestros muchachos están trabajando duro para hacerlo".

Phoenix mejoró su foja a 15-28 y salió del sótano de la Conferencia Oeste, medio juego por delante de Nueva Orleans.

"Cuando se cambia un entrenador, siempre se obtendrá algo de reacción por parte de todos", dijo Scola. "Todos quieren jugar un poco más duro y todos quieren hacer un poco más. Esto es sólo una situación crítica y todos dan un poco más de sí mismos. Nuestro reto es mantener esto".

En el otro partido de la jornada, DeMar DeRozan anotó una canasta en suspensión justo cuando sonaba la chicharra para los Raptors de Toronto, que aguantaron una arremetida final del Magic de Orlando para ganar por 97-95.

Por otra parte, el dueño de los Hornets Tom Benson anunció el jueves el cambio de nombre del equipo, que a partir de la próxima temporada se conocerá como los Pelicans de Nueva Orleáns.