MILAN—El puntero Juventus resbaló el sábado con un empate 1-1 con el Genoa en la Serie A italiana.

Juventus ha ganado apenas uno de sus cuatro partidos de liga en 2013. El equipo de Turín tiene seis puntos de ventaja sobre la Lazio, que perdió 1-0 ante Chievo Verona. Napoli, también a seis unidades, buscará recortar la diferencia cuando visite el domingo al Parma.

Tras un primer tiempo sin remates al arco, la Juve abrió la cuenta a los 55 minutos con un gol de Fabio Quagliarella, tras un centro de Stephan Lichsteiner.

Sin embargo, el Genoa niveló el encuentro a los 68 minutos, cuando el ex atacante de la Juve Mario Borriello empató de cabeza, apenas nueve minutos después de entrar de la banca.

La Juve tuvo varias oportunidades de conseguir el triunfo en los minutos finales, incluyendo un tiro libre de Sebastian Giovinco a ocho del silbato que se estrelló en un poste.

Al final del partido hubo drama cuando el equipo de Turín apeló furiosamente un penalti luego de que Andreas Granqvist contra su propia mano en tiempo de reposición. El árbitro siguió la jugada pero las protestas se extendieron ya acabado el partido, con el entrenador Antonio Conte enfurecido.

"Yo lo acepto si alguien me dice que cometió un error, no lo acepto cuando me dicen que 'no me pareció'. Esto no es fútbol", dijo Conte. "Si escucho ciertas cosas, 'qué vergüenza' es lo menos que podría decir. Quiero justicia. El penalti fue evidente".

Y Conte agregó que no había nada que explicar. "Todos vieron lo que pasó ... El árbitro detrás de la portería concedió el penalti, pero dijo que no tenía el corazón".

Por otra parte, fue un buen inicio para Davide Ballardini, que reemplazó a Luigi Del Neri para convertirse en el tercer entrenador del Genoa en la campaña.

"Hablando de incidentes individuales es una gran limitación de nuestra cultura futbolística", dijo Ballardini. "Es ese caso, podríamos hablar del manejo de la falta de Mirko Vucinic en el primer tiempo, pero nunca llegaríamos al final de eso".

La Lazio perdió por primera vez en sus 17 últimos partidos en todas las competencias.

El equipo romano dominó la mayor parte del encuentro y Chievo ni siquiera remató una sola vez al arco en el primer tiempo.

Sin embargo, Chievo marcó poco después de la hora cuando el remate de Bojan Jokic se estrelló en el travesaño y Alberto Paloschi empujó el rebote.

Paloschi se vio involucrado en un extraño incidente previamente en la primera mitad con un disparo casi desde media cancha que se fue por arriba del larguero. Viendo el largo disparo el portero de la Lazio, Federico Marchetti, jaló las redes y se descolgaron de los tres palos, loque derivó en un alto de actividades durante varios minutos.