BOGOTA—La serbia Jelena Jankovic supo contrarrestar una molestia en el muslo izquierdo y arrolló el domingo 6-1, 6-2 a la argentina Paula Ormaechea para alzarse con el título del torneo de Bogotá.

Ex número del mundo, Jankovic rompió una racha de cinco derrotas seguidas en finales de torneos de la WTA y ahora suma 13 títulos en su carrera. Cantó victoria tras 1 hora y 14 minutos en la superficie de arcilla del Club El Rancho al norte de Bogotá.

"Acabé con la fea marca de cinco derrotas seguidas en finales de torneos WTA. Era mi objetivo y ahora buscaré ingresar al grupo de las diez mejores del mundo", manifestó Jankovic, de 28 años.

Ormaechea, ocho años más joven que la campeona, llegó a Bogotá sin mayores pretensiones y subió su nivel partido a partido. Dio la gran sorpresa cuando doblegó en octavos de final a la italiana Francesca Schiavone, campeona del Abierto de Francia 2010.

En la final, sin embargo, la argentina se vio traicionada por los nervios, un errático primer servicio y la acumulación de errores no forzados.

La altura de la capital colombiana, 2.650 metros, fue la mayor mortificación para ambas al comienzo de la competencia pero se adaptaron a ella y no acusaron mayores efectos en el desigual duelo de cierre.

"Fui pasito a pasito hasta quedarme con el título", indicó Jankovic, e insistió que al comienzo de la competencia sintió "morirse" por la altura.

La molestia que sufrió en el muslo en la final no afectó el nivel de su juego. "No fue nada grave", afirmó.

Ormaechea, por su parte, disfrutó la experiencia de disfrutar la primera final de su carrera.

"Jamás pensé en llegar tan lejos. Disputé mi primera final WTA, pero no fue el día que quería ante Jelena", dijo la argentina.

Jankovic marcó el rumbo del duelo desde el comienzo y quebró el servicio de la argentina en el segundo juego. La serbia recibió atención médica tras lastimarse promediando el primer set y volvió a la cancha con un vendaje en el muslo.