MONTEVIDEO—Con un gol de Lucas Pratto a cuatro minutos del final, Vélez Sarsfield se llevó el martes una victoria 1-0 de su visita a Peñarol por la tercera fecha del Grupo 4 de la Copa Libertadores.

En el Estadio Centenario de la capital uruguaya, Peñarol y Vélez protagonizaron un partido friccionado en el que el visitante argentino salió triunfante gracias a una gran jugada del colombiano Jonathan Copete.

Tras ingresar en el segundo tiempo, Copete desbordó y sirvió el centro que Pratto aprovechó para el 1-0.

De esta manera, Vélez alcanzó a Peñarol en la cima del grupo, con seis unidades, a la espera del partido de mañana entre Deportes Iquique de Chile (0) y Emelec de Ecuador (3) en el campo de los primeros.

El partido comenzó con iniciativa del anfitrión que por la banda derecha, gracias a las combinaciones de Matías Aguirregaray y Fabián Estoyanoff, lograba desairar a la defensa visitante.

Pero Vélez se plantó bien en el fondo y su portero Sebastián Sosa cumplió con acertadas intervenciones.

Vélez apeló a su clásico toque de balón pero con cierta timidez que le impedía inquietar a los aurinegros, a pesar de la sociedad que pretendían generar sus volantes Fernando Gago y Federico Insúa.

Peñarol, cinco veces campeón de América, llegó con real peligro por primera vez cuando transcurrían 10 minutos.


Advertisement

Un gran centro de Estoyanoff terminó en un cabezazo de Juan Manuel Olivera que se perdió apenas por encima del horizontal.

El ímpetu de Peñarol dotaba de emotividad al trámite. Vélez sufrió la baja por de Gago (dolencia muscular) a la media hora, lo que mermó el potencial ofensivo de los visitantes.

Los primeros 45 fueron parejos y sin demasiadas acciones de peligro, al punto de que lo más llamativo se generó en las graderías cuando hinchas de Peñarol y de Vélez comenzaron a lanzarse proyectiles durante diez minutos, hasta que la intervención de la Policía calmó los ánimos.

Para el segundo tiempo Vélez pasó a dominar la escena.

Si bien otra vez la rapidez de Estoyanoff por el sector derecho fue lo más peligroso para el local, los dirigidos por Ricardo Gareca acabaron silenciando a los 50.000 espectadores que colmaron el mítico Centenario.

El próximo partido de ambos equipos será cuando vuelvan a enfrentarse por la cuarta fecha del Grupo 4, el 12 de marzo en Buenos Aires.