NUEVA YORK - Nadie ha sido capaz de vencer a Floyd Mayweather en 44 combates. ¿Será Saúl Alvarez el hombre que podrá acabar con el invicto?

"Me motiva que él está catalogado como el mejor. Yo quiero ser uno de los mejores boxeadores de la historia. Esta es mi gran oportunidad", afirmó Alvarez.

Mayweather y Alvarez pusieron en marcha el lunes una gira de promoción que visitará 11 ciudades en Estados Unidos y la capital mexicana para el choque de invictos el 14 de septiembre en Las Vegas, la pelea más esperada del año.

Una gira de esta magnitud no se montaba en el boxeo desde 2007, cuando Mayweather y Oscar De La Hoya también visitaron 11 ciudades en la antesala de su pelea por el centro junior mediano y que batió récords en compras de televisión paga.

En un día de sofocante calor en Manhattan, la primera cita de los boxeadores fue al aire libre en Times Square.

Fue todo un espectáculo. Bajo una lluvia de confeti, ambos recorrieron una alfombra roja para subir a una tarima. "Canelo" Alvarez fue el más vitoreado de los dos, mientras que Mayweather recibió varios abucheos.

"Canelo, quiero reconocerte el que aceptaste la pelea", dijo Mayweather. "Vamos a darle la gente la clase de pelea que quieren ver".

Y ciertamente este duelo dejará contentos a los fanáticos que se quedaron esperando que se concretarse un combate de Mayweather contra Manny Pacquiao.

"Estoy sorprendido de que vamos a pelear a este año. Su patrón era pelear una vez al año y la verdad era que esta pelea iba a darse el año que viene", dijo Alvarez.
"Ahora lo que importa es ganar como sea".

Mayweather, de 36 años, viene de revalidar su título en las 147 libras (welter) tras vencer por decisión unánime a Robert Guerrero el 4 de mayo. Pese a cumplir una pena de cárcel por agredir a la madre de sus hijos, Mayweather reapareció con una exhibición espectacular en la que abrumó por completo a Guerrero.

"Tiene una tremenda pega, es un peleador sólido y con muchos fanáticos, todo un país que le alienta", dijo Mayweather.

Ídolo en México a sus 22 años, "Canelo" Alvarez tiene foja de 42-0-1 con 30 nocauts y unificó los títulos de las 154 libras (súper welter) en abril gracias a su victoria por decisión unánime ante Austin Trout.

La victoria ante Trout permitió a Alvarez despejar las dudas de que no estaba en condiciones de medirse a rivales con mayor experiencia, además de demostrar sus destrezas defensivas.

"Cuando el rival me exija para hacer lo que sé hacer, pues obviamente lo voy a sacar", dijo Alvarez. "Pero hay otros rivales que exigen otro tipo de pelea.

Austin Trout me exigió esa pelea y por eso la hice. Mientras mejor sea mi rival, mejor voy a hacer yo".

El combate a 12 asaltos fue pactado en el peso de 152 libras y en juego estarán los títulos que ostentan.
La confirmación de la pelea se produjo el mes pasado, cuando ambos dieron la noticia en sus cuentas de Twitter.

Mayweather, quien disputará la segunda pelea de un contrato de seis con el canal Showtime, el cual le permitiría embolsarse más de 200 millones de dólares, se subirá un ring dos veces en el mismo año por primera ocasión desde 2007.

"Para seguir en la cima hay que ganarle a los mejores que hay", dijo Mayweather. "Quiero exigirme contra cualquiera".

Si hay algo típico de Mayweather es su capacidad para sacar de sus casillas a sus oponentes provocándoles con sus burlas y desprecios.

Mayweather indicó que no pretende ser tan fanfarrón en esta ocasión, al señalar que de todas formas Alvarez no le va a entender las cosas que dice ya que el mexicano no habla inglés.

"No sabe lo que le espera arriba en el ring", dijo Mayweather.

Pero un partidario de Mayweather se presentó a la rueda de prensa con un fantoche de la película "Chucky, el Muñeco Diabólico", aludiendo al pelo rojo de Alvarez.

La respuesta de Alvarez fue sencilla: ni inmutarse.

"Me gusta ser serio en mi trabajo. Estoy mentalizado. Sé que de Floyd se puede esperar cualquier cosa", acotó el púgil de Guadalajara.

Añadió que se preparará en la localidad de Big Bear, en el estado de California, y ha prestado particular atención a las sugerencias del jefe de su compañía promotora, De La Hoya.

"Oscar me ha dado muchos consejos que me van a ayudar", indicó.

De La Hoya destacó que sólo tiene una recomendación que se aglutina de tres letras: "jab".

"Más fácil no puede ser", dijo De La Hoya. "No me canso de repetírselo. Tiene que usar el jab".

Alvarez, por su parte, palpita sentirse en la coyuntura ideal para poner fin a la imbatibilidad de Mayweather.

"Soy un peleador joven, pero con experiencia. He ido avanzando y tomando experiencia. Me faltan este tipo de peleas para dar el máximo de mí. Así como yo, él estaba en un (buen) momento".