MOSCU—Incluso antes que se corra la primera prueba, el mundial de atletismo del próximo mes ha sido ensombrecido por una serie de escándalos de dopaje.

Dos de los principales contrincantes de Usain Bolt en los 100 metros —su compatriota jamaiquino Asafa Powell y el estadounidense Tyson Gay— arrojaron positivo en controles antidopaje en semanas recientes. Sherone Simpson, otra corredora de Jamaica, también tiene un caso de dopaje.

Sin embargo, Sebastian Coe, vicepresidente de la federación internacional de atletismo (IAAF), dijo el martes que la competencia es más importante que cualquier atleta individual.

"Algunos de los principales atletas del mundo estarán aquí en Moscú", señaló el ex campeón olímpico de los 1.500 metros y jefe del comité organizador de los Juegos de 2012 en Londres. "Y el mensaje que debe salir de las últimas semanas, es que la federación internacional se toman muy en serio el tema del uso de drogas en el deporte".

El mundial comienza el 10 de agosto en Moscú y dura nueve días. Bolt estará allí para competir en los 100 y 200 metros, pero Powell y Gay no competirán.

"El mensaje es muy claro: si decides hacer trampa, la IAAF y las federaciones internacionales y organismos rectores nacionales tienen la tecnología para asegurarse que nuestro deporte sea limpio e íntegro", dijo Coe.

Además, el comité organizador local dijo que las autoridades tomaron todas las medias necesarias para asegurar que la competencia sea segura.

"Esperamos que nuestras agencias del orden público hagan un trabajo perfecto", dijo Alexei Vorobyev, jefe del departamento de deportes de Moscú.