Si sigue la política local, es difícil no escuchar la cacofonía de nuestra legislatura estatal mientras se esfuerza por cumplir con el reto de cooperación entre ambos partidos que se pidió el mes pasado durante la apertura de la sesión. Pero me siento alentado al escuchar un acorde de cooperación saliendo del Capitolio en lo que buscamos terreno común en un área que ofrece una oportunidad para un progreso real de suma importancia en Colorado.

Represento a un distrito que es emblemático de la cambiante tez de Colorado. El cuarenta por ciento de la población de los barrios que conforman el Distrito Senatorial 32 [de Bear Valley y Fort Logan a Washington Park y Cherry Creek] se considera minorías, incluyendo un 32 por ciento de la población hispana. Mis vecinos pueden apoyar el hecho de que los temas de inmigración siguen siendo de los problemas más candentes en Colorado, pero escucho un acuerdo casi universal, si no armonía, en mis conversaciones en la comunidad y en la cúpula dorada sobre inmigración: Nuestro sistema está roto y debe ser reparado.

 

Sabemos que la reforma de inmigración es principalmente una responsabilidad federal, pero Colorado tiene la oportunidad de hacer cambios significativos que afectan a algunos de nuestros ciudadanos más vulnerables - los niños inocentes que vinieron con sus familias a Colorado y han tomado la iniciativa de pasar por nuestros sistema escolar y esforzarse por convertirse en miembros productivos de nuestra comunidad mejorando su educación.

La medida SB 015 ofrece una solución que beneficia a los estudiantes de Colorado que aspiran a la educación superior, premia a los colegios y universidades que optan por recibir sus matrículas, y fortalece la comunidad mientras le damos la bienvenida a la fuerza laboral a una nueva generación de adultos jóvenes educados en Colorado, deseosos de contribuir a la sociedad.

El producto de años de compromiso y de hacer ajustes, SB 015 puede finalmente haber encontrado una solución única para nuestro estado. El proyecto de ley ofrece una tasa de matrícula estándar opcional para los colegios y las universidades de Colorado, una tasa significativamente más alta que la tarifa ofrecida a los estudiantes del estado, pero notablemente inferior a la ofrecida a los estudiantes de fuera del estado. La tasa estaría disponible para los estudiantes indocumentados que se gradúan de la escuela secundaria en Colorado, y todos los colegios y universidades tendrían la opción de elegir si desean aplicar la tasa de matrícula estándar, con dos condiciones clave: Los estudiantes no son elegibles para ayuda financiera estatal o federal, y los estudiantes deben solicitar la ciudadanía.

Ha llegado el momento para esta idea innovadora. Los beneficios de invertir en una fuerza laboral educada al proporcionar un flujo estimado de entre $1,75 millones y $4,2 millones en nuevos ingresos para las instituciones de educación superior en Colorado, son razones suficientes para celebrar. Pero igual de importante es el paso proactivo que Colorado estaría adoptando para poner a los estudiantes motivados camino a la ciudadanía, asegurando que su participación en la tasa de matrícula estándar opcional para la educación superior es parte de un esfuerzo documentado para cumplir con las reglas de Colorado y entrar en nuestra comunidad como participantes de pleno derecho.

 

Muchos de nuestros estados vecinos ya han promulgado leyes similares, asegurándose de cumplir con la promesa de alianza ofrecida cuando aceptaron a estos estudiantes en sus escuelas primarias, secundarias y preparatorias. Nebraska, Kansas, Nuevo México y Utah han aprobado programas similares, al igual que Texas, y la bonanza económica que les ha llegado, no ha pasado desapercibida por mis colegas en la Asamblea del Estado de Colorado. Ha llegado el momento de que Colorado de un paso hacia adelante con la creatividad y compasión que nos caracteriza en lo que buscamos lo mejor para nuestros hijos y nuestro futuro.

La tasa de matrícula estándar opcional de Colorado representa una extensión de nuestro patrimonio como estadounidenses, en honor a la equidad y el esfuerzo de convertir el trabajo duro en ciudadanía, ayudando a los jóvenes a encontrar una manera de superar los obstáculos en su camino y que se conviertan en personas productivas que pueden participar de lleno en nuestra sociedad. El proyecto de ley es la manera humana y local en la que Colorado está abriendo un camino hacia la aceptación de los estudiantes deseosos de aprovechar su educación secundaria y adoptar la ciudadanía.