WASHINGTON - La organización pro derechos humanos Amnistía Internacional instó el miércoles a Estados Unidos a suspender la aplicación de políticas migratorias de carácter restrictivo hasta que la inspectoría general del departamento de Seguridad Nacional determine que son aplicables sin incurrir en discrminación.

"Los inmigrantes, ciudadanos estadounidenses de descendencia latina y personas indígenas son sujetas a prácticas, tales como categorización racial por autoridades federales, estatales y locales, que resultan en una cantidad desproporcionada de detenciones y requisas policiales", señaló el informe difundido el miércoles.

"La supervisión de los agentes migratorios es insuficiente y, como resultado, los responsables de violar los derechos humanos rara vez son sancionados, por lo que tales prácticas se han vuelto comunes". agregó.

La organización con sede en Londres recomendó al gobierno estadounidense facilitar el uso de documentos de identidad tribal entre los miembros de comunidades indígenas cuyo territorio es atravesado por la frontera binacional México-Estados Unidos.

El documento acusa a las autoridades estadounidenses de violar los derechos humanos de las comunidades que viven a lo largo de la frontera binacional, ya que son percibidos como de origen latino y están siendo afectados desproporcionadamente por medidas de control de inmigración aún siendo residentes legales o ciudadanos estadounidenses que cruzan la frontera con gran frecuencia.


Advertisement

Además de las dificultades que enfrentan las comunidades indígenas, el documento describe como "fracasos sistémicos" de las autoridades federales, estadales y locales para garantizar el derecho a la vida de los inmigrantes y asegurar el acceso a la justicia para los inmigrantes sobrevivientes de crímenes, particularmente mujeres y niños.

Amnistía sostiene que solo seis por ciento de las 5.000 visas disponibles anualmente para los sobrevivientes de tráfico humano son usadas, debido a que muchas víctimas no denuncian por temor a ser detenidos, deportados o perder la custodia de sus hijos.