El consulado de México en Denver tiene un nuevo cónsul. Andrés Chao Ebergenyi asumió su puesto hace cuatro semanas. Nos sentamos con él para conocerlo mejor y aprender qué planes tiene en su agenda.

Bienvenido a Denver, Sr. Cónsul. ¿Nos podría hablar de su experiencia?
Llevo casi 10 años en diferentes representaciones. Primero en la embajada de México en Holanda y de ahí en el área de prensa del consulado de México en Nueva York, una ciudad donde el alcalde reconoce en los migrantes la gran economía y el motor impulsor que traen a esa ciudad y que sin ellos no sería posible.

Y de ahí, al otro extremo, Arkansas, donde si bien en los últimos cinco años ha crecido muchísimo la comunidad mexicana, pues no se le ve con los mismos ojos por parte de las autoridades que en Nueva York. Al contrario, llega a haber tensiones entre grupos porque sienten que han sido desplazados.

Entonces fueron 5 años muy productivos en varios sectores, pero también de enfrentamientos con las autoridades.

¿Qué diferencias ha encontrado entre Denver y Little Rock?
Veo en Denver una comunidad más activa, más organizada, más aceptada en el día a día por autoridades y por la gente. No quiero decir que esto sea ni un santuario, ni un paraíso. Simplemente, más aceptada.

¿Qué proyectos tiene en su agenda?
Yo creo que uno de los factores importantes es abrirle los ojos a la comunidad americana de los beneficios que nuestra comunidad trae a Colorado. El intercambio comercial tan importante que hay. El intercambio cultural que podemos generar.

Los mexicanos vamos a continuar aquí, México va a seguir siendo un país vecino de Estados Unidos para siempre. Entonces en lugar de estar pensando en cómo construimos más kilómetros a una barda que no va a funcionar, busquemos la forma de que la gente que está aquí se puedan integrar, ayudemos a que esas familias salgan de la sombras y que sean parte de la vida diaria de este estado.

¿Qué planes específicos tiene para lograr esto?
Me han funcionado muy bien las misiones comerciales. Buscaré poder conformar un grupo con las cámaras de comercio, con el World Trade Center, con las autoridades que puedan visitar México y tener intercambios con las cámaras mexicanas, con empresarios y con autoridades mexicanas.

El ciudadano americano cuando regresa dice: "Oye, pues México no es lo que yo he visto en CNN, ni lo que he visto en Fox. Es un país con una economía sólida". Tenemos problemas, pero también tenemos mucha inversión extranjera que ha dado muchos beneficios para ambos países.

También tenemos unas ciudades coloniales hermosas que no tienen problemas con crimen. Mérida es una de las ciudades más seguras de todo el país.

¿Qué piensa de Comunidades Seguras?
Si los operativos van por una persona que tiene un "re-entry" o un antecedente criminal, pues OK, es parte de su trabajo. Pero lo que pasa es que de repente llegan a una casa o a un centro de trabajo donde hay cuatro ó cinco familias más, totalmente inocentes, y son familias que llevan años viviendo en Estados Unidos, que han pagado impuestos, que están buscando una oportunidad. Y agarran a todos y se los llevan.

Desde mi punto de vista, eso no es una comunidad segura. Eso es asegurarte de que la comunidad no va a confiar en las autoridades. Cómo puedo yo creer que tú, jefe de la policía, por poner un ejemplo, puedes ayudarme cuando estoy viendo que te estás llevando a mis vecinos, cuando yo sé que es una familia honrada, trabajadora y honesta y que lo único que está haciendo es buscando el bienestar de la familia.

¿Qué piensa del Dream Act y qué puede hacer al respecto?
No tiene sentido que si desde el elementary hasta el high school les das la educación gratis, la oportunidad, los preparas, ahora le cierras la oportunidad, cuando necesitas mano de obra, cuando necesitas más enfermeras. Si esa es tu decisión, pues no le des oportunidad.

¿Qué es lo que puedo hacer?
Pues al lugar donde me siente, con autoridades, con empresarios, dar argumentos sólidos para que ellos también se sumen y busquemos una solución para darles a esos estudiantes.

¿Qué mensaje tiene para sus connacionales?
No soy un cónsul de escritorio, si hay problemas y abusos, ahí voy a estar presente y cuando se tenga que alzar la voz, la sé alzar y cuando se tenga que respetar, sé respetar.