AURORA - Tras una semana de revisar registros en la cárcel de Aurora, autoridades federales identificaron a 12 reclusos como "sujetos a deportación", según dijeron el jueves funcionarios del Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE, en inglés).

El martes pasado, ICE completó un operativo de su programa de detención de extranjeros criminales. El operativo consistió en que agentes locales de las Operaciones de Cumplimiento de la Ley y Deportaciones (ERO, en inglés, que forma parte de ICE) revisaron la documentación de los 346 presos en la cárcel de Aurora con la meta de identificar a inmigrantes indocumentados.

Miembros de la comunidad protestaron el hecho que agentes de ERO también revisasen las citaciones de la corte municipal. Sin embargo, según Carl Rusnok, portavoz de ICE, ninguno de los 12 inmigrantes que ahora enfrentan deportación fue identificado por las citaciones municipales.

El operativo se realizó del 28 de febrero al 6 de marzo.

Oficiales de policía de Aurora expresaron su preocupación por el hecho que la comunidad inmigrante podría pensar que la policía de Aurora está trabajando directamente con ICE.

"Somos una organización transparente que se esfuerza en llegar a todos los residentes de nuestra ciudad, sin importar su situación inmigratoria", dijo la Sgto. Cassidee Carlson, portavoz del Departamento de Policía de Aurora.

"Nuestro mensaje siempre es el mismo en lo referente a la comunidad inmigrante: nosotros no estamos a cargo de leyes inmigratorias, ya que eso es un tema federal", agregó.

"Queremos establecer confianza dentro de nuestra comunidad para estar seguros que las víctimas y testigos de crímenes se sientan con la libertad de comunicarse con la policía", aseveró Carlson.

La cárcel local está bajo la supervisión de la administradora judicial de Aurora, Zelda DeBoyes, quien indicó que ICE le informó sobre el operativo con tres semanas de anticipación. DeBoyes calificó ese operativo como "rutinario".

"Cuando alguien es procesado en el centro de detención, le preguntamos el lugar de nacimiento. Si se trata de un extranjero, enviamos esa información al Buró de Investigaciones de Colorado. Si la persona está a punto de pagar su fianza, contactamos a ICE para saber si existe una orden de detención de ese individuo", dijo DeBoyes.

"La única diferencia es que esta vez los agentes de ICE llegaron a la cárcel para hacer las entrevistas con todos los inmigrantes procesados en esa cárcel", agregó.

DeBoyesaseveró que ICE no le informó de nuevos operativos.

Julie Gonzales, directora organizadora de la Coalición de Colorado por los Derechos de los Inmigrantes (CIRC, en inglés), dijo que la confianza entre la comunidad inmigrante y la policía local ha sido afectada.

"Cuando ICE llega a un lugar y comienza a revisar todas las citaciones municipales emitidas por las fuerzas del orden locales, ICE está sobrepasando sus límites", declaró Gonzales, agregando que sólo después que terminó el operativo personal de ICE habló con representantes de CIRC.

"Miembros de la comunidad inmigrante podrían ahora decidir no contactar a las autoridades en caso de ser víctimas o testigos de crímenes, en parte por las posibles consecuencias", concluyó.