NEW YORK - Los agentes de inmigración estadounidenses no cuentan con suficiente tiempo para entrevistar a inmigrantes y algunos se sienten presionados a aprobar solicitudes migratorias de dudosa legitimidad, denunció esta semana una agencia del gobierno.

"Consideramos que el número de agentes de servicios de inmigración presionados representa una amenaza a la integridad del sistema de entrega de beneficios (migratorios)", señaló el reporte de la oficina del Inspector General (OIG) publicado el lunes.

Un 90% de los empleados de los servicios de inmigración que respondieron a un sondeo de OIG dijeron que no cuentan con el tiempo suficiente para completar entrevistas a inmigrantes que buscan cambiar su estatus migratorio. Un 25% respondió que se ha sentido presionado a aprobar solicitudes de dudosa legitimidad.

"Creo que las conclusiones del estudio son alarmantes", opinó Dan Stein, presidente de la Federación para una Reforma Migratoria Estadounidense (FAIR, por sus siglas en inglés). "Hay motivos para creer que esta misma presión para aprobarlo todo y actuar a toda prisa será aplicada cuando agentes tengan que analizar los 300.000 casos de deportación pendientes ahora".

El estudio se realizó a través de entrevistas a 147 supervisores y empleados de los Servicios de Inmigración y Control de Aduanas (USCIS, por sus siglas en inglés). También se analizaron las 256 respuestas que empleados de la agencia dieron a un sondeo por internet.


Advertisement

Según el reporte, 130 de 252 participantes del sondeo opinaron que USCIS está más enfocado en promover la inmigración que prestar atención a la seguridad nacional.

Christopher Bentley, portavoz de USCIS, dijo que su agencia promueve de forma constante una cultura de calidad e integridad para asegurar que cada caso migratorio está basado en la ley y en los hechos.

"USCIS ha coincidido con las recomendaciones del Inspector General sobre las formas en que se puede mejorar aún más el proceso de adjudicación y el de mejora de la detección de fraude", señaló.

La agencia, que ha creado una Directiva de Detección de Fraude y Seguridad Nacional, está asesorando cuál es la cantidad de tiempo necesario para que cada agente dedique a cada caso, indicó el propio reporte de OIG.

Cada año USCIS procesa más de seis millones de solicitudes de inmigración, incluidas peticiones para obtener la ciudadanía estadounidense, la residencia permanente, autorización de empleo o visados, entre otros muchos casos. La agencia cuenta con más de 18.000 empleados.

El reporte de OIG destacó que agentes migratorios han de completar entre 12 y 15 entrevistas al día y que las han de terminar en menos de 30 minutos, lo que les parece insuficiente.

"La velocidad con la que estos agentes han de actuar abre muchas posibilidades para que información crítica sea pasada por alto", concluyó el reporte.

OIG - una oficina que supervisa a varias agencias del gobierno - recomendó que los servicios de inmigración de EEUU reduzcan su número de casos diarios.

Las conclusiones del reporte chocan en cierto modo con las cifras récord anunciadas en el número de deportaciones del país: casi 400.000 inmigrantes fueron deportados en el año fiscal que terminó en septiembre.

La aprobación rápida de solicitudes migratorias permite a muchos agentes a cumplir con sus cuotas, sin fijarse en errores o inmigrantes que mienten en sus solicitudes, denunció el informe de OIG.

El estudio fue realizado a petición del senador Charles Grassley, del estado de Iowa, quien expresó preocupación sobre el sistema para detectar fraude migratorio.