HARTFORD, Connecticut - El alcalde de una ciudad alterada por denuncias de acoso policial a hispanos fue atacado duramente el miércoles, porque en respuesta a la pregunta de un periodista sobre qué podría hacer en favor de esas comunidades, contestó que "podría comer tacos".

El taco es típico de México, un alimento envuelto en una tortilla de maíz.

El alcalde de East Haven, Joseph Maturo, dijo inicialmente que se había malinterpretado su respuesta a la pregunta del periodista. Más tarde ofreció disculpas y se justificó diciendo que había concedido muchas entrevistas después que el FBI arrestó a cuatro policías acusados de violar los derechos constitucionales de los latinos.

Maturo hizo la declaración sobre el "taco" durante una entrevista por la televisora WPIX de Nueva York acerca de presuntos prejuicios antihispanos en East Haven, ciudad que es objeto de una investigación federal sobre violación de derechos cívicos iniciada en 2009.

Los cuatro policías detenidos el martes están acusados de allanar ilegalmente comercios latinos e intimidar a personas que intentaron investigar o denunciar los presuntos hechos, entre otras violaciones de los derechos cívicos de latinos y quienes los apoyan.

Preguntado por el periodista Mario Díaz, "¿Qué hará usted por la comunidad latina hoy?", Maturo respondió: "Podría comer tacos cuando llegue a casa. Todavía no estoy seguro".

Maturo, de ascendencia italiana, dijo luego que podría comer pastas u otra comida étnica. Cada vez más alterado, añadió que no cree que las denuncias de prejuicios contra los latinos sean "un problema inherente a nuestro departamento de Policía o nuestra comunidad".

Le dijo a Díaz: "Adelante, haga lo que pueda" por convertir la frase sobre los "tacos" en algo que, dijo, no tuvo la intención de decir.

En un comunicado el miércoles, Maturo ofreció sus "disculpas más sinceras" a los vecinos y dueños de negocios latinos en East Haven. "Tengan fe en mí y en nuestra comunidad de que enfrentaremos los retos derivados de los sucesos últimos".

"Desgraciadamente, me dejé dominar por la tensión de la situación y enfurecer por lo que es una situación grave y desafortunada", dijo en su declaración escrita. "Deploro la falta de sensibilidad de mi declaración y comprendo que mi tarea es conducir mediante el ejemplo".