Un nuevo reporte, preparado por la Alianza Nacional de Trabajadores Domésticos y la Universidad de Illinois en Chicago, entre otras organizaciones, afirma que los empleados domésticos viven en un "mundo no regulado" en el que son víctimas de "serios malos tratos".

El reporte publicado el martes se enfoca en la situación de niñeras, personal de limpieza y personal a cargo del cuidado de niños o ancianos.

Barbara Ehrenreich, experta en temas de pobreza y disparidad económica en Estados Unidos, escribió en el prólogo del informe que a estos trabajadores "se les paga menos de lo debido y en muchos casos menos del salario mínimo, y con frecuencia se les paga a niveles tan bajos que no pueden adecuadamente mantener a sus propias familias".

Además, carecen de la protección de las leyes laborales y no tienen contratos, por lo que se los obliga a trabajar largas horas o a realizar tareas físicas para las que no están preparados.

"Estas condiciones son indistinguibles de la esclavitud", afirmó Ehrenreich,

Y aunque esa situación es conocida, rara vez es documentada, entre otros factores, por la intimidad de la relación entre el trabajador doméstico y su empleador, intimidad que se utiliza precisamente para separar a los trabajadores de quienes podrían protegerlos.


Advertisement

En ese contexto, las organizaciones mencionadas, junto con DataCenter, Trabajadores Domésticos Unidos (DWU, en inglés), el grupo no lucrativo IDEPSCA, La Colectiva de las Mujeres en San Francisco, el Centro Humanitario de los Trabajadores en Denver, y otras 30 organizaciones prepararon un documento de 61 páginas para "presentar una imagen de lo que significa ser un empleado doméstico en Estados Unidos en el siglo XXI", dijo Marco Núñez, director del Centro Humanitario.

El reporte, titulado "Economía Hogareña: El Mundo Invisible y No Regulado del Personal Doméstico", es el resultado de entrevistas y encuestas con más de 2.000 niñeras, limpiadores y personal a cargo del cuidado de niños y ancianos en 14 ciudades, incluyendo Denver. Los entrevistados provienen de 71 países. De los entrevistados, el 54 por ciento eran latinos.

"Los miembros del Centro Humanitario, el personal doméstico, y nuestros aliados en la comunidad pedimos que el personal doméstico se una para obtener las reformas necesarias", comentó Núñez en declaraciones preparadas.

El reporte indica que los empleados domésticos "desempeñan un papel central" en la economía de Estados Unidos, pero "generalmente trabajan en condiciones subestándares", es decir, en situaciones de explotación, abuso y aislamiento social.

Los investigadores encontraron que el pago de bajos salarios es "un problema sistemático" entre el personal doméstico, ya que dos de cada tres de los encuestados gana menos del salario mínimo establecido por ley. Y se estima que casi la mitad de los trabajadores domésticos no gana lo suficiente para mantener a sus familias.

De hecho, el 60 por ciento de los entrevistados dijo que dedica más de la mitad de su salario a pagar la renta o la hipoteca, y otro 40 por ciento dijo que por falta de recursos paga tarde servicios públicos.

La queja más común fue el no tener control sobre las condiciones de trabajo, debido principalmente a la falta de un contrato, sea escrito o incluso verbal. Además, el 91 por ciento del personal doméstico afirma que enfrentó abuso o falta de respeto en el trabajo en los 12 meses anteriores a la encuesta, pero que "no hizo nada" por temor a perder el empleo.

Ante esa situación, la Alianza Nacional de Trabajadores Domésticos (NDWA, en inglés) y sus colaboradores y aliados piden que se aprueben nuevas leyes que eliminen la exclusión de trabajadores domésticos de la protección que otorgan las actuales leyes laborales. Con nuevas leyes, los empleados domésticos podrían recibir un salario mínimo, pagos por horas extras, tiempo de comidas y otros beneficios.

Una de las maneras de lograr esos cambios sería el permitir que los empleados domésticos formen su propio sindicato, sugirió NDWA.

También se pide que se eduque a los empleadores sobre las leyes vigentes y que se tengan en cuenta las necesidades de los trabajadores, como días por enfermedad, y de sus familias.

"Tenemos la oportunidad de mejorar, material y sustancialmente, las condiciones de un sector vital y especialmente vulnerable de nuestra fuerza laboral", concluye el resumen introductorio del reporte, afirmando que "ya es hora que los empleadores y legisladores les presten atención".

Puntos importantes
Los trabajadores domésticos tienen poco control sobre sus condiciones de trabajo. El empleo se consigue generalmente sin un contrato formal.
Los derechos fundamentales de los contratos de trabajo estándar están a menudo ausentes en los contratos de los trabajadores domésticos.
n 35% de los trabajadores domésticos informan que han trabajado largas horas sin descanso en los últimos 12 meses.
25% de los trabajadores que viven dentro del hogar en el que sirven  tienen responsabilidades que les impiden dormir por lo menos cinco horas de sueño ininterrumpidos durante la noche.
30% de los trabajadores que tienen un contrato escrito u otro acuerdo dijeron que sus empleadores han omitido al menos una de las estipulaciones del acuerdo en los últimos 12 meses.
Entre los trabajadores que son despedidos de un trabajo doméstico, el 23% son despedidos por quejarse de las condiciones de trabajo, y el 18 por ciento por protestar ciertas violaciones del contrato o acuerdo.

Para información sobre la asistencia que ofrece el Centro Humanitario, visite centrohumanitario.org. Para más información sobre NDWA, visite domesticworkers.org.