La reforma migratoria beneficiaría tanto a los inmigrantes como al sector agropecuario de Colorado, sostuvieron líderes políticos y empresarios de Colorado.

Los senadores Michael Bennet y Mark Udall (ambos demócratas) y cerca de 70 empresarios, líderes religiosos y gubernamentales se reunieron en University of Denver para pedir al Congreso que apruebe un esfuerzo bipartidista de reforma migratoria.

"Esto no tiene nada que ver con política", dijo Bennet. "Esto es para las empresas de Colorado, los ranchos de Colorado y las familias de Colorado", agregó.

El proyecto de ley que el Senado aprobó la semana pasada con voto bipartidista de 68-32 podría enfrentar oposición de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes.

Udall sostuvo que el proyecto de ley es un esfuerzo histórico. "La Cámara puede aprobarla y nosotros sabemos que el presidente (Barack Obama) la firmará", dijo Udall.

Dave Petrocco, de Petrocco Farms, sostuvo que la reforma ayudaría con la escasez de trabajadores.

El fiscal general de Colorado John Suthers también apoyó una reforma migratoria. En un comunicado, Suthers dijo que la reforma podría contrarrestar la victimización de la comunidad de trabajadores migrantes y la ayuda en la denuncia de delitos, como el tráfico de personas y asalto sexual. "Esto es lo que la gente de Colorado quiere", dijo el ex secretario del interior de Estados Unidos Ken Salazar, quien llamó a los representantes republicanos de la Cámara a aprobar la reforma.


Advertisement

John Brackney, presidente de South Metro Denver Chamber of Commerce, llamó a la aprobación de una reforma migratoria un "no-brainer", una expression en ingles con la que quiso decir "obvia".

La propuesta incluye provisiones para mejorar la seguridad fronteriza y por una revisión importante del programa de trabajadores invitados, además de un camino hacia la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes que se calcula que viven en el país sin papeles.