MEXICO (AP) — La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México inició una investigación sobre los recientes ataques a periodistas ocurridos durante una marcha en la capital mexicana, y pidió medidas cautelares para uno de ellos, el fotógrafo freelance de The Associated Press, Marco Ugarte, quien está hospitalizado.

En un comunicado divulgado el sábado, esta entidad también hace un llamado a las autoridades para que "impongan las sanciones correspondientes a los responsables" de las agresiones contra los informadores, entre los que también están Paris Martínez, del portal de noticias Animal Político; Luis Castillo del diario Reforma; Leonardo Casas de la Agencia Quadratín, y el periodista independiente Néstor Negrete.

Ugarte, quien se recupera de fracturas en el rostro, dijo a la AP que él no solicitó ninguna protección pero la CNDH consideró pertinentes las medidas después de que se divulgaran en Twitter amenazas en su contra.

El fotógrafo subrayó que los agresores eran gente infiltrada en la marcha del 10 de junio, la cual se realizó para recordar la represión gubernamental contra una protesta estudiantil en 1971 y que dejó al menos una decena de estudiantes muertos.

Ugarte añadió que los reporteros gráficos trabajan en acuerdo para no cubrir los destrozos de los vándalos que participan en las marchas porque son una minoría y su objetivo, "pagados por no sé quién", es desacreditar las protestas sociales en las que se infiltran.