U.S. Drug Enforcement Administrator Asa Hutchinson explains the arrest of drug trafficker Benjamin Arellano Felix Saturday, March 9, 2002 in Washington.
U.S. Drug Enforcement Administrator Asa Hutchinson explains the arrest of drug trafficker Benjamin Arellano Felix Saturday, March 9, 2002 in Washington. (Heesoon Yim/AP)

SAN DIEGO - Un juez estadounidense sentenció el lunes al otrora líder de un cártel mexicano del narcotráfico Benjamín Arellano Félix a 25 años de prisión.

También se ordenó la confiscación de 100 millones de dólares como parte de un acuerdo con la fiscalía.

El juez federal de distrito Larry Burns dijo a Arellano Félix que si hubiera tenido la opción, lo habría sentenciado a cadena perpetua por el daño que causó a México y Estados Unidos.

Arellano Félix fue el jefe del cártel de Tijuana, el cual llegó a ser una de las organizaciones narcotraficantes más poderosas del planeta. Es uno de los narcotraficantes de mayor jerarquía que enfrenta un juicio en Estados Unidos.

El cártel de Arellano Félix perdió fuerza gradualmente luego que las autoridades mexicanas lo arrestaron en 2002.

El año pasado, el ex jefe del narco se declaró culpable de extorsión y asociación delictuosa para lavar dinero después que fue extraditado de México en abril de 2011.

En un cambio de última hora, el narcotraficante de 58 años despidió a su abogado antes de recibir sentencia, levantando la especulación sobre si tendría dudas sobre su acuerdo de declararse culpable.

Arellano Félix no dio explicaciones por haber cambiado de abogado en su petición a Burns hace dos semanas.

Los fiscales federales buscaban una sentencia de 25 años para Arellano Félix, a quien señalaron como el líder de una de las más poderosas organizaciones del narcotráfico en México durante más de 15 años, quien supervisaba el envío de cientos de toneladas de cocaína y marihuana a Estados Unidos.

Arellano Félix ordenó los secuestros y asesinatos de informantes y testigos potenciales, supervisó la corrupción de las autoridades mexicanas y lavó cientos de millones de dólares enviados a México.

"Destruyó vidas y causó un sufrimiento incalculable en ambos lados de la frontera", indicaron los fiscales en un documento que entregaron a la corte la semana pasada.

Francisco Javier Arellano Félix, un hermano menor de Benjamín que asumió el control del cártel tras el arresto de su hermano, fue sentenciado a cadena perpetua en 2007 en San Diego, un año después de ser capturado por las autoridades estadounidenses en aguas internacionales cercanas a la costa del estado mexicano de Baja California.

Jesús Labra Avilés, lugarteniente bajo las órdenes de Benjamín, fue sentenciado en San Diego a 40 años de prisión en 2010.

No se sabe por qué la fiscalía aceptó una sentencia menor para Benjamín Arellano Félix.