Petrona Moreno, right, the mother of inmate Edwin Vasquez who died in last week’s prison fire in Comayagua, is comforted by Honduras’ President
Petrona Moreno, right, the mother of inmate Edwin Vasquez who died in last week's prison fire in Comayagua, is comforted by Honduras' President Porfirio Lobo in Tegucigalpa, Honduras, Feb. 21, 2012. (Esteban Felix/AP)

LOS ANGELES - Un ciudadano hondureño que vivía en Los Angeles fue deportado erróneamente en octubre y regresó a su país sólo para morir en el incendio del mes pasado en una prisión, dijeron funcionarios estadounidenses de inmigración el viernes.

Nelson Avila López, de 20 años, fue deportado por error en octubre y fue uno de los 360 reos que murieron en el incendio del 14 de febrero en la prisión de Comayagua en Honduras, dijo el Servicio de Inmigración y control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) a la estación de radio KPCC en un comunicado.

Cuatro años antes en un intento de evadir el reclutamiento en una pandilla en Honduras, Avila cruzó la frontera de manera ilegal a los 16 años con su madre en Los Angeles, reportó KPCC.

En septiembre fue detenido y programado para deportación, pero su abogado argumentó que Avila podría correr peligro de ir de vuelta a Honduras y fue autorizada su estadía automáticamente para que su caso pudiera ser revisado.

El abogado de Avila, Joseph Huprich, dijo que habló con el oficial de deportaciones y verificó el estatus de su cliente.

"Eso fue lo último que escuchamos hasta que recibimos una llamada de su madre diciendo que 'él había sido enviado de vuelta anoche''', dijo Huprich a KPCC, y agregó que la deportación se dio apenas dos semanas después de que habían asegurado el retraso de la orden.


Advertisement

El ICE dijo en el comunicado que la deportación probablemente fue el resultado de una mala comunicación entre la agencia y el tribunal de inmigración. funcionarios del ICE dijeron que ellos no fueron notificados por el fallo del juez de aplazar la deportación, sino hasta un día después de que Avila ya hubiera sido enviado a Honduras.

Sin embargo, el Departamento de Justicia dijo a la estación de radio que envió al ICE la documentación necesario dentro de los tiempos requeridos.

El ICE, que fue el organismo que deportó a Avila, también apunta que en noviembre un juez de inmigración le negó a Avila la moción de reabrir su caso, y que hubiera sido deportado de cualquier manera.

"El ICE hace todo lo posible para asegurar que no haya aplazamientos (en una deportación) y que no haya acciones pendientes por parte de los tribunales, antes de efectuar la deportación del inmigrante", dijo la agencia en el comunicado.

Avila, sospechoso de formar parte de una pandilla, fue enviado a la sobrepoblada prisión de Comayagua justo después de haber vuelto a Honduras. La prisión estaba llena de presos con vínculos a pandillas con raíces en el sur de California.

Cuatro meses después, antes de ser condenado por un crimen, Avila murió en el incendio de la prisión.

La madre de Avila ahora está en Honduras buscando los restos de su hijo, que se cree que están entre lo cuerpos más quemados para los que se necesitarán pruebas de ADN para su identificación.