Tony Williams limpia su casa en Mineral, Virginia luego de que un sismo sacudiera una gran parte de la costa este de los Estados Unidos.
Tony Williams limpia su casa en Mineral, Virginia luego de que un sismo sacudiera una gran parte de la costa este de los Estados Unidos. (Steve Helber/AP)

MINERAL, Virginia - Uno de los sismos más fuertes que han azotado la costa este de Estados Unidos sacudió edificios y causó nerviosismo el martes entre los habitantes, además de forzar evacuaciones en partes del Capitolio, la Casa Blanca y el Pentágono.

No hay reportes de muertos hasta el momento, pero funcionarios de cuerpos de bomberos en Washington afirmaron que hubo al menos algunos heridos.

El Servicio Geológico de Estados Unidos dijo que el sismo registró una magnitud de 5,8 con epicentro a unos 64 kilómetros (40 millas) al noroeste de Richmond, Virginia.

Dos reactores nucleares en la estación de energía North Anna, en el mismo condado donde se registró el epicentro, fueron inmediatamente apagados por los sistemas de seguridad, dijo Roger Hannah, un portavoz de la Comisión Reguladora de Energía Nuclear de Estados Unidos.

Trabajadores de oficina se paran en las calles del centro de Washington, D.C, luego de que un sismo sacudiera la ciudad capital de los Estados Unidos el 23
Trabajadores de oficina se paran en las calles del centro de Washington, D.C, luego de que un sismo sacudiera la ciudad capital de los Estados Unidos el 23 de agosto del 2011. (J. Scott Applewhite/AP)

El sismo se dio apenas tres semanas antes de que se cumpliera el 10mo aniversario de los ataques del 11 de septiembre e inmediatamente desataron temores en Washington y Nueva York de algo más que un desastre natural.

El presidente Barack Obama, que se encontraba de vacaciones en Martha's Vineyard, realizó una conferencia telefónica con los principales funcionarios gubernamentales respecto al sismo, incluyendo al secretario de Seguridad Nacional, al asesor en temas de seguridad nacional y al administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias.

El presidente se encontraba en un campo de golf a la hora del sismo. No fue claro si sintió el movimiento telúrico, pero reporteros en la isla frente a las costas de Massachusetts dijeron que sí lo habían sentido.

En el Pentágono, en el norte de Virginia, se estremeció todo el edificio, el más grande del gobierno. La gente salió corriendo a los pasillos entre gritos de "¡evacuar, evacuar!".

El Servicio de Parques cerró todos los monumentos y en el aeropuerto nacional Ronald Reagan, en las afueras de Washington DC, cayeron tejas del cielorraso y se suspendieron temporalmente todos los vuelos.

En Nueva York, el edificio de 26 pisos que aloja los tribunales federales en el sur de Manhattan empezó a oscilar, y cientos de personas salieron a la calle. Los funcionarios no permitieron que volvieran a entrar.

También en Nueva York, los trabajadores en el edificio Empire State salieron a las calles, algunos de ellos después de bajar decenas de pisos por las escaleras.

"Pensé que nos había chocado un avión", dijo Marty Weisner, un trabajador en el edificio.

El sismo de magnitud 5,8 es uno de los más fuertes que se ha sentido en la costa este de Estados Unidos. En 1897, se registró un sismo de magnitud 5,9 en el condado de Giles, Virginia, el más fuerte que se haya registrado en el estado.

Los sismos en la costa este son mucho menos comunes que en la costa oeste del país, aunque tienden a sentirse en áreas extendidas.

"Las olas son capaces de reverberar y viajar felizmente por kilómetros", dijo Susan Hough, sismóloga del Servicio Geológico de Estados Unidos.