CARACAS (AP) - La participación de 2,9 millones de electores en las elecciones primarias para elegir al candidato presidencial opositor llenó de bríos y esperanza a los adversarios políticos del presidente Hugo Chávez.

La oposición venezolana recibió los resultados de las inéditas primarias que dieron la victoria por holgada mayoría al gobernador del estado central de Miranda, Henrique Capriles, quien se convirtió el domingo en el abanderado de la coalición opositora para las próximas elecciones presidenciales.

Desde el oficialismo los resultados de las primarias fueron recibidos con reserva. Al referirse a la consulta el vicepresidente Elias Jaua solo comentó el lunes que le parecía "bueno" que la oposición reconociera al Consejo Nacional Electoral (CNE), que prestó apoyo técnico para la realización de la votación.

"Esperamos que ese mismo reconocimiento sea el 7 de octubre cuando Hugo Chávez gane las elecciones. Que se reconozca los resultados y se reconozca la imparcialidad y el papel institucional que juega la fuerza armada durante los procesos electorales", dijo Jaua a la televisora estatal durante un acto en el estado Miranda donde aspira optar en diciembre por la gobernación de la entidad.

El vicepresidente sostuvo que en el oficialismo "estamos satisfechos de haber ido paulatinamente conquistando un espacio para que la oposición tenga una expresión democrática y deje atrás aquellos días del año 2002, del golpismo y el sabotaje".

El secretario ejecutivo del bloque opositor, Ramón Guillermo Aveledo, expresó que en la votación "ha habido esta formidable comparecencia. La gente se alzó, se reveló, lo de ayer era una insurrección ciudadana".

Aveledo expresó, en entrevista con la emisora local Unión Radio, que los 2,9 millones de electores que participaron en las primarias representan un importante piso de arranque de cara a la campaña electoral, que se espera que se inicie formalmente en julio y la votación del 7 de octubre.

"Tuvimos por supuesto una enorme comparecencia en los tradicionales bastiones del sector opositor y un incremento proporcional en aquellas zonas que considerábamos de crecimiento potencial en el centro y el oeste de Caracas, en las zonas que no son cerro (de extrema pobreza) pero sí populares", agregó el dirigente.

En las primarias opositoras participó casi 16% del padrón electoral venezolano, estimado en 18,2 millones de electores, lo que superó de forma considerable las metas de la oposición que calculaba convocar a entre 10% y 12% de los votantes.

El director de la encuestadora local Datanálisis, Luis Vicente León, consideró como "espectacular" y histórico el evento electoral opositor porque hubo "más que el doble de votación en primarias estadounidenses, (y) muchísimo más en votación en primarias francesas".

"Ningún evento primario en Venezuela, incluyendo lo del PSUV (el partido oficialista) pudieron convocar a tanta población, entre otras cosas porque esto se convirtió en una gran fiesta electoral", precisó León.

El analista dijo al canal de noticias Globovisión que las primarias fueron importantes para la oposición por "la legitimación de su candidato", y porque lleva a Capriles a la carrera de las elecciones presidencial "con todas las condiciones perfectas".

A diferencia de las contiendas presidenciales de 2000 y 2006, la mayoría de los analistas coinciden en que la oposición se encuentra en "mejores condiciones" para enfrentar a Chávez debido al desgaste que vive el mandatario después de 13 años de gobierno y la acumulación de problemas como la creciente criminalidad y una galopante inflación.

El diputado y dirigente del partido opositor Primero Justicia, Julio Borges, afirmó que la oposición se ve "mucho mejor" luego de las primarias.

"El país va a notar que con el voto no solamente se escogieron candidatos sino que con el voto se está legitimando, se está eligiendo la renovación política del país y eso tiene un significado histórico muy profundo", dijo Borges a la AP.

Para la mayoría de los analistas el triunfo logrado en las primarias por Capriles y otros miembros de su partido Primero Justicia representan un importante empuje para esa organización que podría transformarse en la principal fuerza opositora del país.

Además de Primero Justicia en el país operan la novel organización opositora Un Nuevo Tiempo y los viejos partidos Acción Democrática, Social Cristiano Copei, Movimiento al Socialismo (MAS) y Bandera Roja.

Capriles obtuvo la victoria en las primarias del domingo con 1.806.860 de votos, equivalente a 62,20%, mientras que su principal oponente, Pablo Pérez, gobernador del estado occidental del Zulia, recibió 867.601 de votos, que representan 29,86%.