WASHINGTON - Legisladores republicanos promovieron el miércoles un proyecto de ley que ordenaría a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) detener a quienes se pongan tras el volante bajo los efectos del alcohol y residan en Estados Unidos sin autorización, una medida que los demócratas denunciaron como una versión nacional de las leyes migratorias aprobadas en Arizona y Alabama.

Durante una audiencia celebrada por el subcomité de inmigración de la cámara baja, el legislador republicano Lamar Smith, presidente del comité judicial, dijo que apoya el proyecto de ley porque la ley actual no requiere a ICE detener a inmigrantes sin la debida documentación que hayan incurrido en faltas relacionadas a manejar bajo los efectos del alcohol.

Smith indicó que la Corte Suprema falló en 2004 que una sentencia penal por manejar ebrio cuando no hay mala intención no constituye un crimen violento para efectos migratorios.

"Los inmigrantes ilegales que conducen ebrios deben ser detenidos hasta que hayan sido deportados para que no puedan convertirse en amenaza para más estadounidenses", dijo Smith tras señalar que un estadounidense muere cada 48 minutos en accidentes viales relacionados al consumo de alcohol.

La medida, presentada en enero por la republicana Sue Myrick, estipula que las policías estatales y municipales consulten bases de datos actualizadas por el gobierno federal para determinar la condición migratoria de los conductores borrachos que detengan. Además, aporta fondos a las autoridades locales para transportar a estos detenidos hasta oficinas de ICE.


Advertisement

Zoe Logfren, principal demócrata en el subcomité, denunció al proyecto de ley como violatorio de la Décima Enmienda de la Constitución estadounidense, ya que "los estados son soberanos en nuestro sistema de gobierno federalista. El gobierno federal simplemente no puede 'ordenar' a los funcionarios estatales velar por el cumplimiento de leyes federales".

Además, la legisladora de California señaló que la medida daría lugar a discriminación y categorización racial al exigir a los policías que consulten las bases de datos cuando sospechen que las personas aprehendidas son inmigrantes no autorizados para permanecer en el país.

"Al ordenar a los policías estatales que traten a las personas diferente si lucen forasteros, el proyecto de ley esencialmente se convertiría en una versión nacional de las leyes migratorias de Arizona y Alabama, invitando la propagación de discriminación racial y de discriminación, violando la Constitución", dijo Logfren.

El proyecto de ley debe ser sometido a votación en el pleno del comité, controlado por los republicanos.