Early Arapahoe County voters use touch-screen voting machines at the Arapahoe County Voting Center in Littleton on Tuesday, Oct. 30, 2012.
Early Arapahoe County voters use touch-screen voting machines at the Arapahoe County Voting Center in Littleton on Tuesday, Oct. 30, 2012. (Kathryn Scott Osler/The Denver Post)

NUEVA YORK- Decenas de hispanos salieron a votar el martes en Nueva York con la esperanza de hacerse escuchar y de que las elecciones marquen una nueva etapa de mejoras económicas y quizás hasta una reforma migratoria.

"Quiero que haya más trabajo y más ayuda con los proyectos, con la vivienda pública, para los pobres", dijo Wilfredo Machavelo, un puertorriqueño de 65 años que depositó su papeleta en la escuela PS 72 de East Harlem, más conocido como El Barrio, en Manhattan.

"También deberían dar una oportunidad a toda esa gente inmigrante que ya está aquí, no los van a deportar ahora", agregó el hispano, ya jubilado pero quien se ganó la vida como chef durante décadas.

Photos: 2012 Election Day in Colorado

Frente al centro de votación, puertorriqueños, dominicanos y algún mexicano entraban y salían para ejercer su derecho como ciudadanos estadounidenses y votar por el próximo presidente de Estados Unidos. En Nueva York, al igual que muchos otros estados, también se escogían candidatos al senado y cámara de representantes.

Se calcula que 12,2 millones de hispanos podrían acudir a las urnas el martes, según datos de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados, lo que representa un aumento del 26% en comparación con los 9,7 millones que lo hicieron en las elecciones presidenciales del 2008.

Machavelo no dudó en votar por el presidente Barack Obama, pero unas 20 calles más abajo, la peruana Josefina Oscco depositaba su voto a favor del candidato republicano Mitt Romney.


Advertisement

"¿Qué ha hecho de bueno Obama?", dijo Oscco, una mujer bajita de 84 años que se hizo ciudadana estadounidense en 1977. "Necesitamos que se mejore la economía. Romney puede hacerlo y puede ayudar así a los inmigrantes, porque pobre gente, cómo sufren ellos".

A nivel nacional, el centro de atención de la jornada electoral son estados altamente disputados por demócratas y republicanos, como Ohio, Florida, Colorado, Nevada o Virginia. El voto hispano está considerado allí como un factor clave para decantar la balanza hacia un bando o el otro. Los sondeos anuncian desde hace días la victoria de Obama entre los hispanos: el Centro Hispano Pew señala que el mandatario demócrata cuenta con un 69% de apoyo hispano, frente al 21% con el que cuenta Romney.

En términos de recuento total de votos, el sondeo Gallup predijo el lunes por la tarde el empate virtual de ambos candidatos con una ventaja de tan sólo un punto porcentual por parte de Romney, con el 49% de apoyo entre probables votantes, frente al 48% de Obama.

Clarissa Martínez, directora de participación cívica del Consejo Nacional de la Raza, estimó que "los latinos van a aumentar su porcentaje de participación" en los comicios y que será incluso "un porcentaje más alto que el de otros grupos", como el de votantes anglosajones y afroamericanos.

En entrevista telefónica con la AP, explicó que desde los comicios del 2008, quedó asentada la influencia de los votantes hispanos en estados disputados como Florida, Colorado y Nevada.

"Y ahora de vuelta, la historia de lo que suceda en Florida, Nevada y Colorado, tiene que incluir cuál fue la participación de los latinos y cómo fue su influencia" en esos estados, dijo refiriéndose a las elecciones del martes.

Aclaró, no obstante, que si bien hay otros estados más pequeños y con menos población latina como Ohio, Wisconsin, Pennsylvania y Michigan, el voto hispano podría también ser decisivo allí, dependiendo de cuán ajustada esté la elección en esas zonas.

Hispanos y grupos que forman la coalición Fair Immigration Reform Movement planeaban el martes por la noche congregarse frente a los dos lugares donde se encontrarán Obama y Romney a la espera de resultados electorales: Chicago y Boston, respectivamente. Los grupos, que también se agruparían frente a la Casa Blanca y en Los Angeles y Phoenix, pretenden así demostrar la importancia del voto latino e inmigrante, dijeron.