EL PASO, Texas - Un abogado del occidente de Texas acusado de tratar de lavar 600 millones de dólares de un cártel mexicano de narcotráfico fue informante del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE por sus iniciales en inglés) mientras estaba moviendo grandes cantidades de efectivo sin el conocimiento de la agencia, dijo el miércoles un agente federal.

El testimonio del agente Joshua Fry, de la Fuerza de Ataque a Operaciones Financieras y de Divisas perteneciente a Investigaciones de Seguridad Nacional, ocurrió en una audiencia en la cual el juez fiscal de distrito Norbert Garney rechazó la solicitud de libertad bajo fianza de Marco Antonio Delgado.

Fry señaló que el ICE inició la investigación sobre Delgado después de que la agencia se enteró que éste había enviado a alguien a Chicago a recoger 50.000 dólares y traerlos a El Paso. El dinero llegó posteriormente a una cuenta bancaria de Delgado y luego fue retirada.

Al negarle la libertad bajo fianza, el juez Garney señaló que Delgado tiene una red amplia de allegados en el extranjero, podría tener activos en otros países y enfrenta la posibilidad de pasar varios años en prisión si el gobierno logra conseguir una condena.

El abogado de Delgado, Ray Velarde, dijo que apelará la decisión del juez Garney.


Advertisement

Los fiscales sostienen que Delgado se asoció ilícitamente con el grupo de narcotraficantes para lavar sus ganancias de julio de 2007 a diciembre de 2008. Dicen que desde entonces participó en operaciones financieras que creen que están relacionadas con la delincuencia organizada.

La investigación a Delgado inició en septiembre de 2007 después del decomiso de un millón de dólares en Atlanta. El hombre que tenía el dinero dijo a investigadores que él, Delgado y otro hombre se conocieron en México y acordaron transportar dinero para el Cártel del Milenio, organización de narcotráfico con sede en el estado mexicano de Colima y asociado con el terrible Cártel de Sinaloa. Información del gobierno mexicano establece que el cártel se dispersó mayormente en 2010.

Según las autoridades estadounidenses, Delgado admitió a agentes del ICE que fue contactado por gente de México para retardar el proceso de extradición de presuntos miembros del cártel y para mover hasta 600 millones de dólares de Estados Unidos a México. Señaló a los agentes que el millón de dólares decomisado fue una prueba para ver si era posible, según el gobierno estadounidense.