La Comisión de Colorado de Control de Calidad del Aire aprobó hoy cambios que significan que los carros más nuevos circulando en este estado no necesitarán realizar la inspección de emisiones durante los primeros siete años, el período de excepción más largo entre todos los programas similares del país. La excepción, que antes era de cuatro años, se aplicará a partir del 2015.

Según una auditoría estatal dada a conocer el pasado 12 de diciembre, no es necesario que todos los vehículos pasen por el control de calidad de aire, ya que el 93 por ciento de los carros superan esa prueba con éxito.

El programa de inspección de emisiones vehiculares comenzó en Colorado en 1980. El programa opera en la zona metropolitana de Denver y en algunos condados del norte del estado. Los carros construidos antes de 1981 deben pasar la prueba de emisión todos los años, mientras que los carros construidos después de 1982 deben hacerlo cada dos años. Los vehículos nuevos no hacen la prueba durante los primeros cuatro años.

Los vehículos también pueden completar la prueba al pasar por uno de los centros móviles de inspección ubicados en distintas carreteras. De esa manera, no hay que ir al centro de inspección tradicional, pero de todos modos se paga el arancel por el servicio.


Advertisement

Los carros que no pasan la inspección deben ser reparados y realizar otra prueba y aprobarla antes de que se pueda renovar la registración de las placas.

Sin embargo, como indica la auditoría antes mencionada, la gran mayoría de los vehículos pasa la inspección sin problemas.