Estados Unidos sigue creciendo y es cada vez más diverso debido a las mayores tasas de natalidad entre las minorías.
Estados Unidos sigue creciendo y es cada vez más diverso debido a las mayores tasas de natalidad entre las minorías. (Viva Colorado)

WASHINGTON - La población de raza blanca dejará de ser mayoría en Estados Unidos para 2043, según nuevos cálculos del censo que refieren un cambio histórico que ya está redefiniendo desde la conformación de las escuelas, la fuerza laboral y el electorado hasta las propias nociones raciales en el país.

Según el pronóstico oficial, difundido la semana pasada por la Oficina del Censo, el cambio demográfico ocurrirá un año después de lo que contemplaba el cálculo anterior, efectuado antes de que se conociera el impacto de la reciente crisis económica.

Estados Unidos sigue creciendo y es cada vez más diverso debido a las mayores tasas de natalidad entre las minorías, particularmente los hispanos que llegaron a Estados Unidos durante una ola de inmigración entre las décadas de 1990 y 2000, pero a raíz de la crisis económica que estalló en 2008, se moderó la llegada de millones de nuevos inmigrantes de México y otros países.

La transformación del mosaico demográfico del país tiene implicaciones políticas notables, las cuales quedaron de manifiesto en los comicios del mes pasado, en los que se reeligió el presidente Barack Obama con el apoyo del 78% entre los votantes que no eran de raza blanca.

También hay implicaciones sociales y económicas. Las viejas luchas por los derechos civiles y la igualdad racial tomarán nuevos derroteros, ante la promesa de que cambiarán las relaciones interraciales y se disipará la noción de pertenecer a una "minoría".

Algunos blancos que han presentado recursos ante la Corte Suprema argumentan que las medidas especiales de protección para las minorías raciales, que se remontan a la década de 1960, dejarían de ser necesarias. Entre esas iniciativas están las políticas que obligan a los centros educativos admitir a personas de distintos grupos étnicos hasta la Ley de Derecho al Voto, diseñada para estados donde se había limitado la participación de los negros en los comicios.

La segregación residencial se ha reducido y ha aumentado el número de matrimonios interraciales de hispanos y asiáticos de segunda generación. Todo ello ha tornado más borrosos los límites entre razas y etnias y ha elevado la cifra de personas que se identifican como multirraciales.

Datos no publicados del censo de 2010 muestran que millones de personas rechazan las categorías raciales tradicionales en los formularios, de "blanco" o "negro" y prefieren escribir en un espacio adjunto cuál es su identidad cultural o individual.

Para 2060, el número de personas multirraciales se incrementaría a más del triple, de 7,5 a 26,7 millones. Las nociones de las etiquetas raciales se volverían cada vez más irrelevantes, según algunos expertos, si es que cierto estigma prevaleciente sobre las razas mixtas se desvanece del todo.

La población no hispana de raza blanca, que es actualmente de 197,8 millones, llegaría a un nivel máximo de 200 millones en 2024, antes de comenzar un descenso constante en números absolutos, a medida que llega a la senectud la generación conocida como "baby boomers". Se trata de las personas nacidas entre 1946 y 1964, cuando ocurrió una gran explosión demográfica.

Cuatro años después de eso, las minorías raciales y étnicas se volverán una mayoría entre los adultos de entre 18 y 29 años y tendrán un impacto en el "voto juvenil" durante las elecciones presidenciales, prevé el censo.

"El grupo demográfico que crece rápidamente ahora es el de los hijos de los inmigrantes", dijo Marcelo Suárez Orozco, experto global en inmigración y decano de la Universidad de California en Los Angeles.

Apenas en la década de 1960, los blancos representaban el 85% de la población estadounidense, pero esa proporción ha caído constantemente tras la reforma de las leyes federales de inmigración, que abrieron desde 1964 algunas puertas a nuevas oleadas de mexicanos y otros latinoamericanos, así como a los asiáticos.

Para el 2000, la proporción de los blancos en Estados Unidos había bajado a 69%. Ahora es menor a 64%.

Cambios demográficos

Estados Unidos sigue creciendo y es cada vez más diverso debido a las mayores tasas de natalidad entre las minorías.

La población no hispana de raza blanca, que es actualmente de 197,8 millones, llegaría a un nivel máximo de 200 millones en 2024, antes de comenzar un descenso constante.

 

  Para 2060, el número de personas multirraciales se incrementaría a más del triple, de 7,5 a 26,7 millones.