CARACAS, Venezuela - La cúpula de la Iglesia Católica afirmó el lunes que la estabilidad política y social de Venezuela está en "grave riesgo" ante las complicaciones de salud del presidente Hugo Chávez y planteó que la compleja situación podría conducir al país a una "encrucijada peligrosa".

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) expresó su preocupación por la situación que enfrenta el país ante la reincidencia del cáncer que padece Chávez y se quejó de que el gobierno no haya informado a los venezolanos "toda la verdad" sobre el estado de salud del mandatario, que permanece en Cuba.

"Está en un grave riesgo la estabilidad política y social de la nación. Este es un momento histórico, difícil e incierto con rasgos que dibujan una compleja situación que pudiera conducir al país a una encrucijada peligrosa", dijo presidente de la CEV, obispo Diego Padrón, al leer un comunicado de la cúpula eclesiástica.

Las autoridades católicas locales indicaron que buena parte de la población venezolana está "molesta" porque a pesar de más de 25 comunicados del gobierno sobre la salud de Chávez "hasta hoy no ha recibido oficialmente ningún parte médico".

Agregaron que "el gobierno no le ha dicho al pueblo toda la verdad a la cual tiene pleno derecho a acceder de manera cierta. Sólo le ha comunicado con evidente dificultad su verdad política".


Advertisement

La CEV sostuvo además que en la constitución está claro que el 10 de enero expira un mandato del presidente Chávez y en esa misma fecha comienza otro.

"Alterar la constitución para alcanzar un objetivo político es moralmente inaceptable", señaló la conferencia de obispos venezolanos al advertir que rechazará "cualquier posible intento de manipulación de la constitución en favor de intereses de una personalidad política y en detrimento de la democracia y la unidad del país".

Los obispos señalaron que si se cae en una pugna por el poder habrá es "violencia", "anarquía" e "ingobernabilidad".

El vicepresidente Nicolás Maduro afirmó el lunes que Chávez sigue luchando por la recuperación de su salud y que puede permanecer en su cargo después del 10 de enero y juramentar en su caso ante el Tribunal Supremo, en una fecha aún por determinar.

"El presidente que ya está... en desarrollo de todas sus funciones como presidente sigue siendo presidente de la república. Es un presidente reelecto que sigue en funciones y la misma constitución prevé en el artículo 231 que si hay algún hecho sobrevenido puede el Tribunal Supremo de Justicia fijar nueva fecha y juramentar al presidente", indicó el vicepresidente y canciller.

Maduro agregó a la prensa que aspira a que la cúpula eclesiástica, con la que el gobierno de Chávez ha tenido tirantes relaciones en los últimos años, "mantenga una conducta de respeto a la vida política del país, a la constitución".

Pero el ex magistrado del Tribunal Supremo de Justicia, Román Duque Corredor, indicó que la constitución es muy precisa y que la juramentación de Chávez para un nuevo mandato no se puede prorrogar. Añadió que en el caso de Chávez no se puede hablar de situación sobrevenida "porque él mismo anuncio al país que se iba (a Cuba) porque estaba enfermo".

El jurista señaló que "la causa sobrevenida" que prevé la carta magna sólo aplica para los casos en que la Asamblea Nacional no pueda instalarse por alguna situación especial y que eso no puede utilizarse para el presidente electo.

"Desde el punto de vista constitucional y de la moral política lo que procede es designar una junta médica para salir de la duda de qué pasa con el presidente", dijo Duque Corredor.

El diputado opositor Julio Borges afirmó que el oficialismo está haciendo una interpretación "retorcida" de la constitución para que el presidente de la Asamblea Nacional, el diputado oficialista Diosdado Cabello, no asuma de forma transitoria el gobierno el 10 de enero ante la ausencia del mandatario electo, tal como prevé la carta magna, y convoque a elecciones.

El martes Chávez pidió un permiso a la Asamblea Nacional para no asistir al acto de toma de posesión, dijo Cabello.

Borges dijo a la emisora local Unión Radio que "es verdaderamente lastimoso" que mientras el presidente Chávez está enfermo en La Habana, el oficialismo "esté repartiéndose el poder como una torta sin compadecerse de los problemas graves del país".

"No sabemos quién gobierna ahora en Venezuela y esa es la realidad", acotó.

Chávez, de 58 años, se sometió el 11 de diciembre en La Habana a su cuarta operación en un año y medio, dos meses después de ganar la reelección para un mandato de seis años.

El gobernante anunció el 8 de diciembre que le había reaparecido el cáncer en la misma región pélvica donde fue operado hace diez meses atrás por una lesión similar y que debía someterse de inmediato a una nueva intervención.

Por primera vez en año y medio de combate al cáncer, Chávez admitió que había riesgo de que quedara inhabilitado y dijo que de complicarse su situación el vicepresidente debía terminar su período y que en el caso de llamarse a elecciones Maduro sería el candidato del oficialismo.

Desde que Chávez partió el 10 de diciembre a Cuba no se lo ha visto en público.