Esta primavera, Juanita Valdez espera graduarse de la Universidad Estatal Metropolitana de Denver (Metro State), luego de completar sus prácticas como docente en East High School en Denver, donde ella abandonó los estudios hace 16 años.

Valdez, 32, tuvo un bebé a los 18 años y trabajó en varios lugares para mantener a su familia siendo madre soltera. A los 21 años, obtuvo su diploma de equivalencia (GED, en inglés). A veces pensó en estudiar en la universidad, pero con frecuencia descartó esa idea sobre la base de lo que consideraba como su "realidad personal".

"Nadie de mi familia jamás fue a la universidad. Y unos pocos con esfuerzo terminaron la escuela secundaria o el GED", dijo Valdez. "Pensé que ese era mi pequeño papel en la vida y me dije que donde yo estaba era donde yo debía estar.

Pero cuanto más lo pensé, más sentí que no tenía que estar allí ni haciendo lo que hacía".

Cuando hace seis años Valdéz tomó la decisión de ingresar a la universidad, se sintió abrumada, dijo, por ser madre, empleada y estudiante a la vez. Pero eso no la detuvo y ella es un ejemplo de lo que los funcionarios describen como la tendencia de mayor crecimiento en la educación superior de Colorado: estudiantes mayores de 25 años enrolándose en la universidad.

Estudio de las tendencias
En 2011, un estudio patrocinado por el estado analizó las tendencias en educación superior y encontró que en los próximos diez años habrá hasta 40.000 nuevos estudiantes asistiendo a las universidades de Colorado. De ese número, el segmento más grande (23.000) es de estudiantes mayores de 25 años sin previos estudios universitarios. Eso significa un aumento del 27 por ciento de esos estudiantes en universidades de cuatro años y del 16 por ciento en instituciones de dos años.


Advertisement

"Ya no se puede asumir que el estudiante universitario tiene de 18 a 22 años y que proviene de un hogar de clase media en el que los dos padres trabajan o que va a vivir en la universidad. Esos estudiantes son ahora la minoría", dijo Matt Gianneschi, subdirector ejecutivo del Departamento de Educación Superior de Colorado. "La mayoría de los estudiantes ahora son no tradicionales, en Colorado y en todo el país".

Por eso, las universidades de Colorado y de todo el país están haciendo los ajustes necesarios para servir a las necesidades de los nuevos estudiantes.

Un estudio de 2012 realizado por el Institute for a Competitive Workforce, afialiado con la U.S. Chamber of Commerce, indica que Colorado es uno de los 13 estados que recibió buenas calificaciones en el área de innovación de educación en línea. El reporte afirma que Colorado se destacó por sus esfuerzos de promover educación en línea, que permite que estudiantes no tradicionales accedan a la educación universitaria.

El presidente de Metro State, Stephen Jordan, dijo recientemente que 1.000 nuevos estudiantes se enrolaron el otoño pasado en el programa de éxito estudiantil de esa universidad, que ayuda a los estudiantes adaptarse a la vida académica universitaria. Los estudiantes pueden elegir entre 40 "caminos académicos" según sus metas personales y necesidades.  En general, según Jordan, uno de cada cuatro estudiantes usa un "horario híbrido", es decir, toma algunas clases en el campus y otras en línea.

"Creo que para muchos de nuestros estudiantes la universidad es algo que hacen entre otras cosas importantes en sus vidas, como trabajar", dijo Jordan. "Cuando uno tiene que pagar por sus propios estudios y pagar por la casa, los servicios públicos y la comida, todo eso es importante. Esas son las cosas prioritarias. Por eso, aprendimos que para retener a esos estudiantes, para ayudarlos a tener éxito, tenemos que satisfacer sus necesidades".

La Universidad Regis tiene su campus principal en el que los estudiantes reciben clases en estudios clásicos, pero en los últimos años ha abierto otros lugares satélites y clases en línea para ayudar a que los adultos que trabajan continúen con su desarrollo profesional. Uno de esos campus, el que está en el Denver Tech Center, está cerca de la estación del tren urbano de pasajeros.

"Están  llevando la universidad a dónde está la gente en vez de hacer que la gente vaya a la universidad", comentó Gianneschi.

Quizá uno de los más interesantes ejemplos de innovación entre las universidades en Colorado es el llamado "campus global" de la Universidad Estatal de Colorado (CSU), que es totalmente en línea y regionalmente acreditado (el máximo nivel de acreditación en Estados Unidos). El programa comenzó en 2008 y tiene más de 7.000 estudiantes de todo el mundo. El 45 por ciento de ellos son los primeros de su familia en ir a la universidad y la edad promedio es 35 años.

"La audiencia que tenemos es la que quiere seguir progresando, es decir, obtener un título en una universidad reconocida y de buena reputación sin tener que vivir en la universidad y sin tener que dejar de trabajar", dijo Lauren Anuskewicz, directora de mercadeo del campus Global.

Este otoño, CSU firmó un acuerdo con Udacity, un sitio de educación fundado por un profesor de la Universidad Stanford, donde los estudiantes pueden tomar clases introductorias de ciencias de la computación dictadas por un profesor de la Universidad de Virginia.

Cuando se abrieron esas clases, se inscribieron 94.000 estudiantes de todo el mundo, en una modalidad conocida como "masivos cursos abiertos en línea", o MOOC en inglés. Los estudiantes de CSU-Global que completan las clases pueden recibir créditos universitarios que pueden transferir a su carrera. Para ellos, pagan $89 para tomar un examen en un centro de exámenes específico y, si lo aprueban, se les dan los créditos.

"Las clases de introducción a ciencias de las computación despiertan mucho interés entre nuestros estudiantes, pero no sentíamos que podíamos ofrecer nuestra propia clase", dijo Jon Bellum, vicepresidente y decano de CSU-Global. "Al ver el rigor académico (de Udacity), pensamos que esa era la mejor opción para nosotros".
'Muchas más opciones'

El crecimiento de MOOC hace que algunos se sientan incómodos. Jordan, por ejemplo, cree que los empleadores podrían cuestionar la hoja de vida (currículo) de un candidato que incluya esas clases. Pero, según Bellum, es sólo otra manera de ayudar a los estudiantes no tradicionales.

"Estamos en una época de revolucionarias innovaciones en la que existen muchas más opciones para la educación superior de las que existían en el pasado", dijo Bellum.

Phil DiStefano, canciller de la Universidad de Colorado en Boulder, dijo que en esa universidad se debate cómo armonizar el enfoque tradicional con el nuevo enfoque.

Una manera de hacerlo es ofrecer las clases introductorias en líneas y luego pedirle a los estudiantes que completen sus clases en Boulder.

"Creo que la educación en línea complementa lo que hacemos tradicionalmente. No creo que reemplace a las universidades residenciales, sino que las mejora", dijo DiStefano.

Crecimiento del estudiantado
Un estudio comisionado por el Departamento de Educación Superior de Colorado muestra que unos 40.000 nuevos estudiantes se enrolarán en las universidades de Colorado hacia el 2021.

El estudio divide a los estudiantes en cuatro categorías: nuevos alumnos (aquellos que terminan la escuela secundaria e inmediatamente ingresan a la universidad); estudiantes tradicionales de transferencia (18 a 24 años); estudiantes adultos (mayores de 25 años); y estudiantes ya graduados (de un bachillerato o licenciatura).