Un asistente del almuerzo mensual de la Cámara de las Américas en Denver escucha a el abogado Titus Peterson.
Un asistente del almuerzo mensual de la Cámara de las Américas en Denver escucha a el abogado Titus Peterson. (Viva Colorado)

Un abogado de Denver, experto en temas relacionados con la legalización de la marihuana y miembro de organizaciones nacionales que respaldan esa legalización, advirtió que, aunque la nueva industria de la marihuana creará innegables beneficios económicos para Colorado, esos beneficios serán de corta duración si el gobierno no interviene a tiempo.

"Podemos tener una explosión económica de corta duración, en la que se ganen y se pierdan fortunas y sin resultados duraderos a largo plazo, o podemos tener un crecimiento económico estable, con inversiones del gobierno y regulado por el gobierno", dijo el abogado Titus Peterson hablando el pasado 9 de enero en el almuerzo mensual de la Cámara de las Américas en Denver.

Peterson (de antepasados mexicanos) completó estudios en Suiza y en Estados Unidos, vivió en México y fue el abogado en jefe de la Cámara de las Américas de 1995 a 2009.

"La marihuana es una increíble sustancia con mala fama", dijo Peterson, puntualizado que él mismo usa marihuana desde hace dos años y medio, luego de que un accidente de bicicleta dañase severamente uno de sus brazos y lo dejase con dolor casi permanente.

"Cuarenta años de prohibición de la marihuana solamente sirvieron para crear una industria clandestina que ya opera en mil ciudades de Estados Unidos y que ha corrompido a las fuerzas del orden al mover miles de millones de dólares al año", agregó.

En noviembre pasado, el 55 por ciento de los votantes de Colorado se expresaron a favor de la llamada Enmienda 64, que legaliza el uso personal de hasta una onza (28 gramos) de marihuana con fines recreativos para mayores de 21 años. La medida además regula el cultivo, producción y venta de esta droga.

El abogado Titus Peterson habla durante el almuerzo mensual de la Cámara de las Américas en Denver.
El abogado Titus Peterson habla durante el almuerzo mensual de la Cámara de las Américas en Denver. (Viva Colorado)

Por eso, ya es legal vender marihuana para uso recreativo personal. Pero, debido a que la marihuana sigue siendo ilegal a nivel federal, y debido a que ese conflicto entre las leyes estatales y federales aún no se ha resuelto, abrir un dispensario, incluso cuando el dueño cumpla con todas las leyes estatales, puede causarle problemas legales a ese empresario.

Debido a esa situación, dijo Peterson, os empresarios deberían invertir en "negocios auxiliares" y no directamente en dispensarios.

Peterson aseveró que la nueva industria de la marihuana atraerá hasta cinco millones de nuevos turistas al año a Colorado, generando ingresos que podrían superar potencialmente los 10.000 millones de dólares al año. Esa cifra podría incluso ser mucho mayor, ya que en Estados Unidos residen 28,5 millones de usuarios de marihuana.

Pero a la vez, debido a que el gobierno estatal aún no ha dado a conocer cómo se regulará la Enmienda 64 y a las leyes vigentes a nivel federal, los empresarios e inversionistas que operen negocios directamente relacionados con la marihuana enfrentarán serios problemas.

Por ejemplo, los gastos asociados con las operaciones de un dispensario no pueden deducirse de los impuestos federales, como sí sucede con los gastos normales de otros negocios. Además, los bancos (por seguir leyes federales) no pueden ni prestar dinero a dispensarios ni recibir dinero de esos dispensarios.

Además, dueños de propiedades se niegan a alquilar esas propiedades a quienes quieren abrir dispensarios, y los pequeños comerciantes se oponen a que se abran en lugares cercanos a donde ellos operan, especialmente cerca de universidades.

Y aunque algunos condados de Colorado ya no presentan cargos por uso personal de marihuana, mientras que otros siguen haciéndolo. Y el debate continúa, porque los estudios gubernamentales y académicos sobre la marihuana difieren sobre sus beneficios o consecuencias negativas.

Por eso, Peterson aconsejó que los empresarios hispanos se abstengan de abrir dispensarios y que piensen en otros negocios, como transporte de personas que usan marihuana medicinal o de los llamados "turistas de la marihuana", alojamiento para esos turistas, y distribución elementos relacionados con el cultivo de la marihuana, como fertilizantes y regadores.

"Pero en ningún momento esos negocios deben indicar que están asociados con la marihuana", enfatizó.

Peterson opinó que la oportunidad de hacer dinero en Colorado en el marco de la Enmienda 64 durará de 2 a 4 años, porque "después otros estados también legalizarán la marihuana".

"La guerra contra las drogas es un fracaso. Esa política seguirá fracasando, por lo que la mentalidad de muchas personas está cambiando, tanto en Estados Unidos como en América Latina, especialmente en México, Uruguay, Brasil y Colombia. Todos están de acuerdo que esa guerra es costosa y sin sentido", declaró el abogado.

Por su parte, Gil Cisneros, fundador y presidente de la Cámara de las Américas, aclaró que la presentación por parte de Peterson no significa que la Cámara de las Américas respalde la postura de Peterson o, de hecho, ninguna otra postura con respecto a la Enmienda 64.

"Como lo venimos haciendo desde hace 21 años, sólo buscamos informar a los empresarios y dirigentes locales de lo que opinan los expertos sobre temas que nos afectan", declaró Cisneros.

Para más información, visite www.chamberoftheamericas.com.