LOS ALAMITOS, California - Todo niño sueña con vivir en un mundo hecho de dulces y Jackie Sorkin no ha querido despertarse.

Tras crear una compañía de decoraciones hechas con dzulces para fiestas y reuniones, la empresaria estadounidense de origen mexicano-argentino ha incursionado en el mundo del arte a través de grandes réplicas de monumentos que cubre de caramelos, gomitas y chicles. Incluso aspira, por qué no, crear un día un parque de diversiones hecho todo de dulces.

Sorkin, quien de niña amaba las golosinas y soñaba con sobresalir en el mundo del espectáculo, es la dueña de The Hollywood Candy Girls Inc., compañía de servicios con arreglos hechos a base de dulces que ha engalanado fiestas de Oprah Winfrey, Katy Perry, Paris Hilton y Kim Kardashian, entre otras celebridades.

La historia empresarial de la autodenominada "Reina del Dulce" (Candy Queen) comenzó en el 2001, cuando decidió dejar la universidad para enfocarse en tener su negocio propio.

"De chiquita, mis papás se iban a trabajar y yo buscaba sus monedas y compraba decoraciones de todos los feriados y me ponía a decorar. Siempre decía: 'Voy a hacer algo diferente porque eso de ser normal no es para mí''', recordó Sorkin.

"Siempre hice todo al revés, pero con mucha pasión. De niña hacía planes de negocios, ideas de negocios. Me fascinaba el negocio pero también la diversión. Veía a mi mamá y mis tías que tenían sus negocios y yo pensaba, 'Quiero ser así''', agregó la emprendedora, de madre mexicana y padre argentino.

Luego de una inversión fallida, Sorkin, de 33 años, fundó en el 2009 su compañía actual y desde entonces está probando las mieles del éxito.

"Cada vez que no me ha ido bien, he aprendido. En mi vida he perdido tres veces y cada vez ha sido para reinventarme, para darme oportunidades para crear una nueva identidad", agregó.

La idea para The Hollywood Candy Girls Inc. le llegó mientras trabajaba como vendedora por comisión y no estaba percibiendo ingresos por la falta de ventas, recordó.

"Renuncié y decidí crear cosas a base de dulces porque pensé que a todos le gustan los dulces. Hice una elegante mesa tropical con muchos dulces, chocolates, postres para una fiesta, y las mujeres la vieron y se pusieron locas. ¡Les encantó! Ese fue el 'momento Oprah', cuando dije: 'Esto pega. Tengo que seguirle el hilo a esta idea", recordó.

Como no tenía dinero, comenzó a poner anuncios gratuitos en internet y creó un blog.

"Abrí cuentas de Facebook y Twitter y le rogué a un amigo que me creara un sitio web y le pagaba después. Allí puse mi blog", dijo. "Puse como cientos de anuncios gratuitos. Pensé que si ponía cientos de anuncios, la gente que busca dulces me encontraría. Pensé: 'Si sobresaturo la Internet, me van a encontrar primero'. Y estuve en lo cierto".

Sus creaciones llamaron también la atención del mundo del entretenimiento, incluyendo a The Disney Channel y la popular competencia de canto de la cadena Fox "American Idol".

El negocio que creó "sin un centavo" en su apartamento ha crecido exponencialmente, dijo Sorkin en su colorida y fragante oficina repleta de dulces en Los Alamitos, en el condado de Orange. "Trabajaba desde mi garaje, sin dinero y embarazada. Mi esposo perdió su trabajo. Fue feo pero creí tanto en esta cosa que dije: 'Lo voy a lograr'''.

La empresaria, sin embargo, rehusó revelar sus ganancias o costo operativo, limitándose a decir que ahora tiene ocho empleados de tiempo completo.

Su éxito derivó en el reality show "Candy Queen", en el canal por cable TLC, que durante el 2011 la mostró combinando su vida como empresaria y madre de dos niños.

"'Candy Queen' nos abrió el mercado pero yo también digo que he trabajado como una loca, he trabajado sin parar. Tuve dos hijos y estoy en un punto que a veces digo, '¡Ya no puedo más!''', comentó.

Luego que el canal transmitiera el programa en el extranjero, una empresa taiwanesa de arte le habló para que creara adornos y réplicas de monumentos famosos cubiertos de dulces para exhibirlos en una exposición titulada "El reino de la Reina del Dulce de Hollywood".

Estos 40 adornos y réplicas, cubiertas de gomitas, caramelos, palomitas de maíz, bombones y otros dulces, se expondrán desde mediados de enero hasta finales de abril en Taipei, de acuerdo con Sorkin, y luego estará en Koashiung hasta septiembre.

Para tal muestra, Sorkin dijo que se usaron unos dos millones de dulces diferentes, de distintos tamaños, formas y colores, durante los últimos cuatro meses del año pasado. Muchos parecen frijoles, otros frambuesas y algunos ositos. Los hay redondos, alargados, cuadrados y rectangulares.

Una réplica del Taj Mahal, por ejemplo, está hecha mayormente con dulces blancos en forma de piezas de Lego, caramelos amarillos en forma de ositos, tiras de caramelos de anís y gomitas.

"Me encantan los dulces, pero para mí (ahora) es arte", expresó la empresaria. "Yo veo a los dulces y no pienso en comerlos sino pienso que puedo hacer algo hermoso".

Algunas de las esculturas más famosas son la Torre Eiffel, la Opera de Sydney y la Esfinge de Egipto, así como réplicas de cuadros de Vincent Van Gogh, "El grito" de Edvard Munch, "La joven de la perla" de Johannes Vermeer y "El beso" de Gustav Klimt.

"A veces siento que la gente dice, 'Ay, ¿es latina?' '¿Pensé que era americana o italiana?' Y les digo: 'No, soy latina, mi mamá es mexicana y mi padre es de Argentina. Y siento que la gente hace como, '¡Wow!'. Y digo, ¿por qué piensan, ¡Wow!?", exclamó. "Los latinos somos unos ases y vamos a dirigir el país. Siento mucha pasión por ser latina".