Interior Secretary Ken Salazar speaks at the National Press Club in Washington, Tuesday, April 24, 2012,  on the subject of gas prices, offshore drilling
Interior Secretary Ken Salazar speaks at the National Press Club in Washington, Tuesday, April 24, 2012, on the subject of gas prices, offshore drilling and domestic energy development. (Pablo Martinez Monsivais/AP)

WASHINGTON - El secretario del Interior Ken Salazar será el segundo miembro hispano del gabinete del presidente Barack Obama en dejar el cargo. Salazar, quien supervisó la suspensión de las obras de perforación petrolera tras el derrame ocasionado por una plataforma de BP en las costas estadounidenses, renunciará en marzo.

Salazar, ex senador por Colorado, ha encabezado el Departamento del Interior desde el comienzo del primer periodo de Obama.

En Estados Unidos, el Departamento del Interior supervisa los recursos naturales y el ambiente del país, incluso parques nacionales y perforación submarina. Su puesto no corresponde con el de ministerio del Interior que se usa en otros países.

Salazar impulsó el uso de energía renovable, como la solar y la eólica y trabajó por un acuerdo en una vieja disputa con los indígenas estadounidenses.

En un comunicado, Obama dijo que Salazar había ayudado a "abrir una nueva era de conservación de las tierras, agua y vida silvestre" en el país y había desempeñado un papel protagónico en los esfuerzos por "expandir el desarrollo responsable de los recursos energéticos".

Salazar emitió también un comunicado, en el que afirmó que el Departamento del Interior ayudaba a salvaguardar "una nueva frontera energética" y consideró que una agenda decidida para reformar los contratos de arrendamiento de instalaciones de petróleo y gas había derivado en que mejorara la seguridad en las obras de perforación frente a las costas.


Advertisement

Bajo la supervisión de Salazar, el Departamento del Interior ha autorizado una treintena de proyectos de energía solar, eólica y geotérmica en terrenos públicos, para suministrar electricidad a más de tres millones de viviendas, dijo el ex senador.

La gobernadora de Washington, Chris Gregoire, aliada de Obama durante años, figura entre los posibles sucesores de Salazar. Se menciona también a John Berry, director de la Oficina de Manejo de Personal de la Casa Blanca.

Berry fue subsecretario del Interior y director del zoológico de la capital estadounidense. Gregoire, cuya gestión concluye el miércoles, se considera también candidata a sustituir a Lisa Jackson en la Agencia de Protección Ambiental.

Salazar, de 57 años, llegó al Senado en 2005, el mismo año que Obama. En el Departamento del Interior, llamó la atención por su papel en la suspensión de las perforaciones petroleras, una parte clave de la respuesta del gobierno a la explosión de la plataforma Deepwater Horizon ocurrida en el Golfo de México en 2010. Aquel fue uno de los peores desastres ambientales en la historia de Estados Unidos y derivó en un derrame petrolero sin precedente frente a las costas.

Grupos empresariales y algunos políticos de la costa señalaron que la suspensión paralizó la industria del petróleo y del gas y costó miles de empleos, incluso en plataformas que no eran operadas por BP PLC.

Pero Salazar consideró que una medida tan amplia fue correcta y afirmó que su meta final fue permitir que se reanudaran en condiciones más seguras las operaciones de perforación en aguas profundas. Reconoció que la suspensión causó problemas, pero aseguró que su trabajo consistía en proteger a la ciudadanía y al medio ambiente, incluso en un momento en que el gobierno trataba de impulsar la producción nacional de energéticos.

La suspensión se levantó en octubre de 2010, aunque las operaciones de perforación no se reanudaron sino hasta varios meses después.

Los antepasados de Salazar han vivido en lo que hoy es el suroeste de Estados Unidos desde el siglo XVI, cuando ese territorio era parte de la Nueva España. Desde sus épocas de senador, Salazar se ha identificado como méxicoestadounidense.

Es el secretario más reciente que anuncia su salida del gobierno y el segundo miembro hispano del gabinete que deja el cargo en un momento en que Obama se prepara para su segundo gobierno. La secretaria del Trabajo, Hilda Solís, anunció su renuncia la semana pasada.

También han anunciado sus planes de dejar el gobierno la secretaria de Estado, Hillary Rodham Clinton; el jefe del Pentágono, Leon Panetta; el titular del Tesoro, Timothy Geithner y Jackson, la directora de la Agencia de Protección Ambiental. Muchos esperan que el secretario de Energía, Steven Chu, haga lo propio.