Los dirigentes religiosos agrupados en la Campaña por la Ciudadanía, un proyecto de la Red Nacional PICO, pedirán este jueves en Washington D.C. que la reforma inmigratoria incluya un proceso por el cual en siete años las personas indocumentadas podrán regularizar su situación.

Entre esos dirigentes figuran el Rev. Michael-Ray Mathews, director de organizaciones de clérigos de la Red PICO; el Obispo Ricardo McClin, pastor de la Iglesia Church of God Restoration en Kissimmee, Florida; y el Rabino Sharon Brous, fundador de IKAR, una comunidad judía en Los Ángeles.

"Siete de cada diez estadounidenses ahora respaldan una camino a la ciudadanía para los americanos indocumentados", dijo el Rev. Mathews en declaraciones preparadas.

"Tenemos que respaldar un camino a la ciudadanía que le permita a los aspirantes a ser estadounidenses iniciar ese proceso solicitando dos años de residencia temporal, seguidos de residencia permanente y de la posibilidad de hacerse ciudadano cinco años después", agregó.

Según Mathews, 11 millones de personas podrían beneficiarse con esa medida, que debería ser "la política prioritaria de la reforma inmigratoria".
Para más información, visitar www.piconetwork.org.