Los jefes de policía de Colorado ya no estarán obligados a notificar a las autoridades federales cuando arresten a alguien sospechoso de vivir sin autorización en Estados Unidos, lo que pone fin a una norma aprobada hace siete años, cuando demócratas y republicanos concordaron en estrictas leyes de inmigración.

El gobernador demócrata John Hickenlooper firmó un proyecto que elimina esa medida, criticada desde hace mucho por defensores de los derechos de los inmigrantes, que llegaron a caracterizar la ley de un precursor de medidas todavía más controversiales aprobadas después en Arizona y Alabama.

Nuevas leyes más ligeras
La anulación de la ley está entre los proyectos de ley presentados por los demócratas este año, que subrayan un cambio significativo en cómo ven las políticas de inmigración en Colorado. Conjuntamente con la ley sobre notificación, en 2006 los demócratas también se unieron a los republicanos para aprobar una ley que prohibía a los que están en el país sin autorización recibir ninguna prestación social pública, excepto servicios de emergencia.

Este año los demócratas han presentado una propuesta que permite entregar la licencia de conducir a los inmigrantes sin papeles. Y los estudiantes que se han graduado de educación secundaria pero que no tienen un estatus legal en el país también podrán estudiar en la universidad al mismo costo que los residentes legales del estado que se firmó el lunes.

"A medida que los inmigrantes han aumentado su participación en nuestra vida cívica, tienen un mayor impacto en las elecciones y las leyes, y están votando por políticos que apoyan temas que son importantes para ellos", dijo Miriam Peña, directora ejecutiva de la Coalición Progresista de Colorado.

Temor a la policía
Los que pidieron la anulación de la ley de notificación alegaron que creaba temor entre los inmigrantes a la policía y evitaba que denunciaran delitos. También alegaron que ley es una redundancia porque un programa federal llamado Comunidades Seguras ya verifica las huellas dactilares de los arrestados para verificar su estatus migratorio.

Ted Harvey, representante republicano por Highlands Ranch, patrocinó la ley de notificación en el 2006. Harvey concordó en que el programa federal de verificación de huellas cubre el aspecto de notificación que él quería tratar. Pero dijo que no le gusta que, al abolir toda la ley de notificación, los legisladores también eliminaron cláusulas que prohibían a las municipalidades aprobar ordenanzas que limitasen o prohibiesen a las autoridades policiales cooperar con funcionarios de inmigración.

"Yo le garantizo que no es la opinión pública", dijo Harvey. "Es un cambio en los números en la Legislatura".

En 2006, los demócratas controlaban ambas cámaras legislativas en Colorado, pero el gobernador era republicano.