Jordy Arellano lanza su birreta durante la ceremonia de graduación de Arvada West High School el pasado 22 de mayo.
Jordy Arellano lanza su birreta durante la ceremonia de graduación de Arvada West High School el pasado 22 de mayo. (Seth McConnell, The Denver Post)

KayLynn McAbee es una de miles de graduados de preparatoria en todo el estado que tienen que tomar costosas clases de nivelación que no cuentan para graduarse de la universidad.

Pero McAbee no tendrá que pagar por los cursos porque las escuelas públicas de Denver (DPS) han desarrollado un nuevo programa de verano.

Este programa, que ofrecerá clases de nivelación gratuitas de inglés y matemáticas, está destinado a reducir el número de graduados de las DPS que tienen que tomar clases de nivelación en la universidad.

"Esto ayudará a un gran número de estudiantes, porque no se trata solamente de clases de nivelación, sino que estas clases también ayudarán a los estudiantes a sentirse más seguros en la universidad", dijo McAbee.

Las clases de nivelación, conocidas como "remedial courses" en inglés, son un requisito para alumnos que no muestran competencia en inglés y matemáticas al nivel académico requerido en la universidad.

Autoridades de DPS dijeron que diseñaron el programa después de que el Departamento de Educación Superior de Colorado hiciera público un estudio a principios de este año.

Según el Remedial Education Report de 2012, más del 60% de los alumnos de DPS necesitaron "remedial courses" una vez que entraban a la universidad. Ese número es significativamente más alto que el promedio estatal, que es del 40%.

"Queríamos asegurarnos ver cómo enfrentábamos la situación, no huyendo del problema, sino viendo cómo podíamos cambiarlo para que se convirtiera en una realidad positiva para nuestros estudiantes", dijo Bernard McCune, uno de los directores de DPS.

El programa de verano tiene buenas intenciones pero no hace lo suficiente para resolver el problema que supone que un gran número de estudiantes de DPS necesite tomar clases de nivelación, dijo Van Schoales, CEO del grupo para la reforma de las escuelas A+ Denver.

"Lo que deberíamos hacer en realidad es poner el esfuerzo lo antes posible, y no esperar hasta el verano, justo antes de entrar a la universidad", dijo Schoales. "Creo que deberíamos intervenir a lo largo de todo el proceso, para cualquier estudiante que quiera ir a la universidad, pero es más lógico trabajar con los chicos cuando están en noveno, décimo o undécimo grado, que esperar hasta ahora", dijo. 

Según la política estatal, los alumnos tienen que tener una nota mínima en los exámenes de ACT, SAT o Accuplacer para demostrar que están listos para ir a la universidad.

Los estudiantes que no superan la nota mínima en los exámenes tienen que tomar "remedial courses" durante las primeras 30 horas del semestre en la universidad.

Las universidades no dan créditos por estas clases, que cuestan a los alumnos y al estado millones de dólares cada año.

Los "remedial courses" para casi 9 mil 900 estudiantes en Colorado costaron cerca de $58 millones en el año escolar 2011-2012, según el estado.

Las universidades pagaron $19 millones, mientras que los estudiantes tuvieron que pagar la mayor parte de la suma restante.

"Necesitamos encontrar la manera de reducir la necesidad de 'remedial courses'  y en general reducir los costos para el sistema y para los estudiantes", dijo el vicegobernador Joe García.

DPS pagará para que cerca de 150 graduados recientes tomen los "remedial courses" la próxima semana. El año entrante el programa se ofrecerá a los estudiantes del último grado de preparatoria, quienes tomarán las clases durante el curso escolar.

Las clases serán impartidas por maestros del Community College de Denver y del Western Colorado Community College en las escuelas de la DPS.

Las clases de verano costarán a la DPS cerca de $50 mil, pero autoridades dijeron que a largo plazo podrían ahorrar dinero a los estudiantes y al estado.

McAbee es una de esas estudiantes. Se graduó este mes de la preparatoria John F. Kennedy, con un promedio de 3.1, pero falló al pasar los exámenes que determinan si un estudiante está preparado para tomar algunas clases de la universidad. Dijo que ella prefirió participar en los programas de verano porque quería estar segura de que estaba lista para su primer año en la Universidad de Colorado-Pueblo.

"Sabía que si tomaba estas clases iba a estar más preparada para la universidad, preparada para aguantar la carga de trabajo, y para tener más posibilidades de acabar la universidad en cuatro años, en lugar de los cinco que tardaría si tuviese que tomar clases pre-universitarias", dijo McAbee.

Las clases que ofrece la DPS serán aceptadas por las universidades de Colorado. Un estudiante que saque una C o una nota mejor durante el verano, no tendrá que tomar los cursos en la universidad.

Kevin MacLennan, director de admisiones de la Universidad de Colorado en Boulder, aplaudió los programas de DPS. Dijo que cualquier programa que ayude a los estudiantes a ponerse al día antes de entrar a la universidad, va a ayudar a que aumente el número de graduados.

"Algunos cursos requieren ciertos conocimientos previos, y si el estudiante no los tiene, no le va a ir bien en ese curso", dijo MacLennan. "Esto permite ese paso intermedio que, esperemos, los llevará al éxito en ese curso", agregó.