CHICAGO (AP) — Los abogados de un hombre de 20 años acusado de tratar de detonar una bomba en el centro de Chicago no están autorizados a lo que hubiera sido un acceso sin precedentes a registros de un tribunal secreto de inteligencia, falló el lunes el Tribunal Federal de Apelaciones del 7mo Circuito, que da marcha atrás a un tribunal inferior y da una victoria importante al gobierno.

Un panel de tres jueces emitió la opinión a los pocos días de los argumentos orales en un caso de terrorismo que tocó asuntos sacados a relucir por Edward Snowden. Las revelaciones del ex analista de seguridad sobre los programas de vigilancia de teléfonos e internet y cómo la Corte de Espionaje Internacional de Estados Unidos (FISA), aprobó en secreto, provocó críticas a esas prácticas.

En su opinión del lunes, el tribunal de apelaciones concordó con los fiscales, quienes alegaron que permitir a los abogados de Adel Daoud revisar los registros del tribunal FISA —presentados como parte de la solicitud de una orden judicial— sería un peligro a la seguridad nacional.

"Nuestro estudio del material secreto nos ha convencido de que hay en realidad razones de peso de seguridad nacional para que (los registros) permanezcan secretos", escribió el magistrado Richard Posner, quien explicó que el tribunal había entregado una opinión secreta y sellada junto con la pública.


Advertisement

Daoud, que es ciudadano estadounidense, ha negado las alegaciones de que aceptó una bomba falsa de manos de agentes del FBI, la colocó en un bar de Chicago y accionó el detonador. Su juicio debe comenzar el 10 de noviembre.

El abogado defensor Thomas Durkin dijo que Daoud estaba trabajando en un escrito escolar sobre Osama bin Laden alrededor del 2012. Y los registros de la FISA que desea ver, dijo, pudieran arrojar luz sobre si la investigación se centró en Daoud debido a búsqueda de información en internet sobre bin Laden.