NUEVA YORK (AP) — Los donantes han aumentado la cantidad de dinero que envían a sus obras de caridad favoritas, como universidades, hospitales e instituciones de arte, pero no ocurre lo mismo con las donaciones a los servicios sociales y grupos religiosos, que dependen más del dinero de la clase media, según el informe más reciente sobre donaciones caritativas en Estados Unidos.

El informe de la entidad Giving USA, que se publica el martes, indica que los estadounidenses donaron una cifra calculada en 335.170 millones de dólares en el 2013, un alza del 3% en comparación con el 2012, ajustada por la inflación.

En lo que constituye un reflejo de la brecha cada vez mayor en materia de riqueza, algunos sectores salieron mejor parados que otros. Las donaciones aumentaron 7,4% para la educación, 6,3% a las artes y humanidades y 4,5% a organizaciones de servicios médicos, mientras a los grupos religiosos bajó 1,6% y a los servicios sociales aumentó sólo 0,7%.

Expertos de la Fundación Giving USA y su aliado de investigaciones, la Escuela de Filantropía Familia Lilly de la Universidad de Indiana, dijeron que fue el cuarto año consecutivo de aumento general en las donaciones, y pronosticaron que en los próximos dos años el total pudiera llegar a la cifra más alta de antes de la recisión: 347.500 millones de dólares.


Advertisement

Durante e inmediatamente después de la recesión, algunos donantes acaudalados desviaron su dinero a grupos de servicios sociales que trabajan para combatir el hambre y ayudar a los desamparados, según Patrick Rooney, decano adjunto de la Escuela de Filantropía. Pero ahora muchos de esos donantes, entre ellos algunos que hacen regalos de varios millones, vuelven a centrar su atención en la educación superior, las artes y otros sectores que los acaudalados han patrocinado históricamente, dijo.

La tendencia es aparente en las listas de recientes donaciones importantes compiladas por el Chronicle of Philanthropy, que ofrece cobertura noticiosa del mundo de las organizaciones sin fines de lucro.

Entre las 100 donaciones mayores recientes, que oscilan entre 7,5 millones y 275 millones de dólares, la gran mayoría fueron a universidades y hospitales, junto con algunas instituciones de arte. Sólo cuatro de las donaciones fueron a organizaciones de servicios sociales y una a un grupo religioso.

Casi todos los aumentos de ingresos en Estados Unidos entre el 2009 y el 2012 fueron a parar al 1% de la población, según información de impuestos analizada por el economista Emmanuel Saez, de la Universidad de California en Berkeley. En comparación, el ingreso familiar medio fue de 51.017 dólares en el 2012, lo que representa 4.600 dólares menos que su cota máxima en el 2007, según la Oficina del Censo.

Como es normal, las organizaciones religiosas recibieron más donaciones que cualquier otro sector en el 2013, con 105.500 millones de dólares. Sin embargo, Giving USA dijo que fue la porción menor del total —31%— donado a grupos religiosos en cuatro décadas.

En dependencia de la manera en que se mida, tanto los estadounidenses acaudalados como los de medios más modelos donan.

Según un estudio del Bank of America en el 2012, el 3% más acaudalado de los núcleos familiares del país representaron aproximadamente el 35% de todas las donaciones de individuos en el 2011.

Pero el Centro Nacional de Estadísticas de Obras de Caridad, citando información del IRS correspondiente al 2011, indicó que los estadounidenses con ingresos menores de 100.000 dólares donaron una parte mayor de sus dinero —aproximadamente 3,6%— que los que ganaron entre 100.000 y 1 millón, para quienes la cifra fue de aproximadamente 2,5%.

 

Otros estudios han concluido que los habitantes de estados relativamente pobres del sur —como Alabama y Mississippi— están entre los más generosos del país en términos de porcentaje de sus ingresos discrecionales que donan a obras de caridad.

———

En internet (en inglés): http://www.givingusareports.org/