Related Stories

Dos recientes encuestas confirman que los republicanos a nivel nacional siguen en desventaja con los votantes latinos. Pero si los legisladores republicanos de Colorado quieren tomar un pequeño paso para reparar su dañada imagen, en poco tiempo podrán hacerlo.

Pueden votar a favor del proyecto de ley SB15, que crearía un nivel de aranceles universitarios para estudiantes universitarios indocumentados. Esos aranceles serían más altos de los que pagan los residentes, pero más bajos de los que pagan los estudiantes de otros estados.

Ninguno de los senadores estatales republicanos estuvo a favor de ese proyecto en el debate preliminar, aunque tendrán otra oportunidad este mes cuando llegue la votación final. En la Cámara de Representantes estatal, el futuro de la medida depende de la mayoría republicana, es decir, que alguno de los republicanos se separe de sus correligionarios.

No solamente es una mala política oponerse a este proyecto. Es un paso en falso. Estamos hablando de niños que crecieron en Colorado durante muchos años y que nunca van a "autodeportarse". Su hogar no está al sur del Río Grande, sino aquí. Podemos ayudarlos a que alcancen grandes logros, o podemos ser obstáculos.

Y no empiecen a decirme que ellos nunca podrán tener una visa para seguir estudiando o para trabajar. Si uno de sus empleadores quiere patrocinarlos, probablemente reciban la visa.

Es verdad que lo que generalmente se dice que los republicanos no son aceptados por los hispanos por la hostilidad de los republicanos hacia la inmigración ilegal es sólo parcialmente correcto.


Advertisement

Sí, la inmigración es un tema muy importante para muchos latinos. Pero no es el más importante. Y sí, las encuestas muestran que los latinos tienden a favorecer algún tipo de amnistía para inmigrantes indocumentados y otras políticas similares que son rechazadas por muchos dirigentes republicanos.

Pero la mayoría de los latinos también quieren un gobierno activista, y por eso respalda las políticas que se alinean naturalmente con los demócratas, incluso sin que inmigración sea un tema que cause divisiones.

Por ejemplo, una nueva encuesta de Univision News/ABC/Latino Decisions indica que un 55 por ciento de los latinos está de acuerdo que "el gobierno debe invertir recursos en proyectos federales que estimulen la economía", y sólo un 28 por ciento quiere cancelar el programa de salud impulsado por el Presidente Obama. Digamos que no es algo que lo pone feliz a Friedrich Hayek (economista que favorecía el liberalismo).

Sea como fuere, los republicanos no necesitan alienar a los latinos, como si a propósito no los dejaran acercarse en su dirección. Una reciente encuesta de Fox News Latino encontró que en una supuesta elección entre el Presidente Obama y cualquiera de los candidatos republicanos en noviembre próximo, ninguno de los republicanos recibirá más del 14 por ciento del voto latino. Esa cifra puede obviamente subir, pero es todavía asombrosamente baja. Seguramente es un reflejo del debate interno entre los candidatos republicanos, en donde se dijo numerosas veces que todo intento de que alguna vez algún inmigrante indocumentado se quede en Estados Unidos es "traición".

Uno puede estar a favor de mayor seguridad en las fronteras sin estar obsesionado con sanciones. Sin embargo, durante el debate sobre SB15, según reportó EdNewsColorado, el senador estatal republicano Scott Renfroe se refirió a "inmigrantes que no respetan la ley" y habló del caso de un ranchero de Arizona que fue asesinado cerca de la frontera.

"Esa es la otra parte de la ecuación que no mencionamos", afirmó.

¿Desde cuando un ranchero asesinado es "el otro lado" de un muchacho estudiando para ser ingeniero?

Si usted está de acuerdo que históricamente la inmigración ha sido una bendición (y si no lo está, estudie los libros), no haga lo que hacen los "restriccionistas" que equiparan a quienes cruzan la frontera sin documentos buscando libertad y oportunidades con delincuentes comunes.No hace falta hacer esa comparación para promover mayor seguridad en la frontera.

En 2010, casi el 32 por ciento de los estudiantes de Colorado eran hispanos o latinos, según el Departamento de Educación, Algunos son indocumentados. Algunos están listos para ir a la universidad.

Ayudémoslos, en nombre del cielo. Y no solo porque es bueno hacerlo (lo es), sino porque es un caso de supervivencia política.