DALLAS - Dentro del pequeño salón de clases de la Escuela Primaria Lorenzo de Zavala, los estudiantes de primer grado leen en español la receta para hacer limonada: "Agua, hielo, limón".

En otro salón, estudiantes más grandes construyen oraciones en inglés con la palabra "falla" mientras trabajan en un juego inspirado en la Guerra de las Galaxias. "Mi cerebro no está funcionando", dice un niño maliciosamente. "Tuvo una falla".

Sin perder el ritmo, el profesor Charles Stewart le dice al camarada de la Guerra de las Galaxias: "César, enciende su cerebro" (el de su compañero).

Todos rompen en carcajadas. Pero esto es educación en serio y encender sus cerebros es exactamente el objetivo. Enseñar en esta modesta primaria que está al oeste del río Trinity y junto a un nuevo puente enorme es parte de la más seria reestructuración de la educación bilingüe en décadas.

Zavala es una escuela bilingüe. Es una de más de una docena de escuelas en los distritos escolares de Dallas, Irving y Grand Prairie que abrieron recientemente sus puertas a maestros y rectores que asistieron a la 41er convención de la Asociación Nacional de Educación Bilingüe. La enseñanza de los dos idiomas fue exhibida como una forma de acelerar el aprendizaje y cerrar brechas para alcanzar logros.

Ahora Texas encabeza al país en número de escuelas -unas 700- que utilizan programas bilingües a nivel de primaria, dicen los ponentes de la conferencia. Casi una sexta parte de los casi 5 millones de estudiantes en escuelas públicas y particulares subvencionadas de Texas están clasificados como "aprendices limitados del inglés", de acuerdo con la Agencia de Educación de Texas. Sin embargo, cualquier estudiante puede inscribirse en un programa bilingüe con el fin de poder hablar y leer en los dos idiomas.


Advertisement

"Nuestro trabajo es mostrar el beneficio de la educación bilingüe", dijo la directora de Zavala, Lisa Miramontes, a los visitantes, que incluyen a directores de otras escuelas de Queens, administradores de Denver y maestros de Salinas, California. Miramontes recordó cómo su propia madre, del pueblo fronterizo de Eagle Pass, le dijo que la castigaría si hablaba español.

Las escuelas bilingües requieren un cuidadosa coreografía, como tarjetas llenas con palabras, lecciones de poesía sobre haiku, canciones de cuna y proyectos de ciencia ejecutados en ambos idiomas.

Estos colegios pueden ser de una o dos vías. Zavala comenzó como una escuela bilingüe de dos vías, es decir, los estudiantes que hablaban inglés eran juntados con los que no hablaban. Ahora sólo es de una vía debido a la demografía escolar.

Casi 97% de los 453 estudiantes de Zavala son latinos y provienen de los vecindarios más pobres de Dallas. Su gimnasio es un centro de recreaciones que está cerca de la ciudad, pero ahora está cerrado por reparaciones. Las calles enmarcadas con árboles están alineadas con casas sencillas, algunas de ellas pintadas de amarillo o lila, y algunas ni siquiera han sido pintadas en años y tienen ventanas tapiadas. Los habitantes de más edad son voluntarios en la escuela en un programa llamado "Off Your Rocker". Se ha sabido que los maestros lavan uniformes escolares, si esa es la ayuda que llegase a necesitar una familia.

Zavala tiene como vista uno de los rincones más espectaculares del deslumbrante y cristalino horizonte de Dallas por adquisición y aspiración.

En los últimos ocho años Zavala ha recibido cinco veces el más alto lugar como reconocido o ejemplar, bajo pruebas que solicita la Agencia de Educación de Texas. En 2011 fue calificada como aceptable.

En la convención, el apoyo para la educación bilingüe es frecuente. Los principales patrocinadores de la medida fueron tratados como celebridades mientras una multitud de maestros rodeaba a investigadores con doctorados para tomarse fotos. "A nivel nacional pensamos que los 16.000 distritos escolares del país deben ser considerados bilingües", dijo Wayne Thomas, profesor emérito en la Universidad George Mason.

Algunos críticos de los programas tradicionales o bilingües transicionales se quejan de que los maestros carecen de las suficientes habilidades en ambos idiomas, y de que los maestros podrían pasar demasiado tiempo hablando en español sin que la transición quede establecida".

Los académicos de renombre Thomas y Virginia Collier, quienes también hablaron en la conferencia, dijeron que después de dos décadas de estudiar varias formas de educación bilingüe, los programas educativos duales son superiores. Las brechas de logros pueden cerrarse utilizando seis años de educación sólida como ésta, han señalado.

En un estudio en seis distritos escolares de Carolina del Norte los investigadores encontraron que para la educación media, los estudiantes que estaban en programas duales obtuvieron las mismas buenas calificaciones en lectura y matemáticas que los estudiantes que estaban en programas sólo de inglés al menos un grado más adelante que ellos.

Lo ideal es que los estudiantes de programas duales avancen a la enseñanza 50-50 para el segundo grado. Matemáticas se enseña en inglés por la universalidad del lenguaje y los números, dicen los que apoyan el método.

Una crítica que ha surgido es que los padres han dicho que están frustrados por no ser capaces de ayudar con las tareas. Esto incluye no sólo a los familiares que no hablan inglés, sino también a los padres que hablan español pero que no lo escriben.

En la Federación por una Reforma Migratoria Estadounidense, un grupo con sede en Washington que quiere restricciones a la inmigración, el vocero Ira Mehlman dijo que la asociación no se opone a este tipo de programas siempre y cuando sean voluntarios y los padres puedan no participar en ellos si así lo deciden.

"Desde nuestro punto de vista, la asimilación es una misión deseada", dijo.

En el Centro de Lingüística Aplicada en Washington la investigadora Julie Sugarman dijo que no participar en estos programas debería ser una opción.

"Los padres deben siempre tienen una opción, una opción informada. Cualquier niño puede salir bien en este tipo de programa, pero en realidad depende de cada familia".

Para quienes provienen de familias que hablan español, agrega Sugarman, "cuando sumas el inglés y construyes el lenguaje que ya tienes, (los estudiantes) hacen algo mejor que simplemente llevarse su español".

Los programas académicos de dos idiomas ahora son aplicados en los distritos escolares independientes de Dallas, Carrollton-Farmers Branch, Irving, Lewisville y McKinney, y en una buena parte en el resto de Texas.

"En mi opinión, esto sólo crecerá cuando la gente entienda su valor", dijo Bobby Burns, supervisor del distrito escolar independiente Carrollton-Farmers Branch. "Por mucho, es lo correcto para los estudiantes. Y para Texas, porque necesitamos un estado bilingüe".

____

Wendy Hundley colaboró con este reportaje.