KEANSBURG, Nueva Jersey, EE.UU.—El gobernador de Nueva Jersey, famoso por ser duro al hablar, finalmente consiguió un abrazo de su amor no correspondido de toda la vida.

El lunes, en medio de una presentación informativa sobre la recuperación tras la supertormenta Sandy, el gobernador Chris Christie reveló que conversó inesperadamente con Bruce Springsteen en el día. Christie estaba discutiendo asuntos relacionados con la tormenta con el presidente Barack Obama cuando el mandatario le pasó el teléfono a Springsteen, que estaba con él como parte de un viaje de campaña.

Christie también dijo que Springsteen lo abrazó el viernes en un concierto a beneficio de las víctimas de la supertormenta Sandy.

El liberal Springsteen nunca antes había reconocido al gobernador republicano. En cambio Christie se considera uno de los más grandes aficionados de The Boss, como se conoce a Springsteen, y ha asistido a más de 100 conciertos del músico.

Christie ha elogiado a Obama por cómo ha manejado la crisis derivada de la tormenta, aunque continúa apoyando a su rival republicano Mitt Romney de cara a las elecciones del martes.

El gobernador dijo que lloró en casa luego de reunirse con su ídolo, y lo consideró un gran suceso en medio de una semana muy difícil.