NEW YORK—En su disco solista "Aftermath of the Lowdown", Richie Sambora tiene mucho que decir sobre su pasado. Pero tras dos meses intensos de promoción, el guitarrista de Bon Jovi recibió la indicación de parte de su doctor de descansar sus cuerdas vocales.

El rockero de 53 años canceló sus presentaciones en el noreste del país por una laringitis, pero está listo para regresar al escenario el martes en The Fonda Theatre en Los Angeles y apoyar a las víctimas del huracán Sandy donando las ganancias íntegras a la Cruz Roja.

El mes pasado dijo a The Associated Press que la experiencia es muy diferente a promover un álbum con su banda, Bon Jovi.

"Estoy acostumbrado a que las primeras ocho preguntas sean para Jon y ahora tengo que estar listo para responder todas", bromeó Sambora.

"Aftermath of the Lowdown" abarca muchos aspectos personales del músico, incluyendo su escandaloso divorcio de Heather Locklear, y su lucha contra la adicción al alcohol y las drogas así como las virtudes de ser padre.

"Me decidí por escribir sobre las cosas que le pasan a muchos", dijo Sambora.

El rockero agregó que uno de los peores momentos en su vida llegó cuando lo arrestaron en 2008 por conducir ebrio con su hija Ava en el auto. Señaló que ese momento le cambió la vida.

Desde que comenzó a luchar contra su dependencia al alcohol y los analgésicos, Sambora reconoce que todo ha vuelto a la normalidad. Tiene una buena relación con su ex esposa y ambos tratan de educar a su hija.

"Ella es ahora una adolescente y necesita a dos padres", dijo Sambora. "Así que hacemos muchas cosas como familia".