LOS ANGELES—Lindsay Lohan llegó una hora tarde a la alfombra roja del estreno de "Liz & Dick" pero logró capturar la atención de los medios y dijo sentirse bien de que el foco esté en su actuación y no en su persona.

"Se siente maravilloso estar en una alfombra roja por trabajar duro", dijo Lohan.

La actriz optó por el glamour clásico de Hollywood y lució un vestido sedoso y entallado color marfil, labios rojos y el cabello con ondas peinado de lado. Lohan interpreta a Elizabeth Taylor en la película para televisión sobre su romance con Richard Burton, que se estrena el domingo por la cadena Lifetime.

"No iba a dejar que hicieran la película sin mí", bromeó Lohan. "Hostigué a Larry Thompson (el productor ejecutivo). Pero sólo porque es una historia clásica de amor y derrotas ... y además Elizabeth Taylor es un ícono tan grande para mí y para otras personas, que era una película importante de representar correctamente".

Lohan y Megan Fox eran las actrices contempladas para el papel y Thompson dijo que tras reunirse con Lohan quedó claro que ella era la mejor opción.

"Lindsay Lohan lo quería, esa fue la gran diferencia", dijo Thompson. "Fue evidente en su voz y cómo me miró a los ojos que lo necesitaba, que sentía afinidad por Elizabeth Taylor, que sentía que podía darle una esencia propia y no sólo ser una buena actriz".

Lohan dijo sentirse identificada con Taylor: "Creció casi únicamente con su madre, al igual que yo, y también tuvo que tener una vida pública, creo que eso es lo principal ... La admiro como un ejemplo porque superó (sus dificultades)".

Lohan ha generado titulares por sus problemas con cocaína, alcohol e infracciones de tránsito por relacionadas que la llevaron a pasar casi dos semanas en prisión en el 2010. Otro cargo en su contra por llevarse un collar de una joyería sin pagarlo le hizo quedar bajo arresto domiciliario.

Sus roces con la prensa sensacionalista continuaron durante la filmación de "Liz & Dick", cuando estuvo involucrada en un accidente de auto que hizo que ella y su asistente fueran hospitalizadas. También le retiraron acusaciones en Los Angeles y Nueva York por supuestamente herir a personas con su auto.

Thompson reconoció: "Hubo días en los que tomar la decisión correcta fue más fácil que vivir con ella, pero al final de cuentas esta fue la decisión correcta". Agregó a favor de la joven actriz que Taylor también "era bastante complicada".