NUEVA DELHI—El público no sabía cómo responder cuando Ravi Shankar comenzó su set de cuatro horas en la tarde final del Festival Pop de Monterey, en el mítico verano de 1967.

Según quedó registrado en el documental de D.A. Pennebaker, algunos sonrieron y otros lo saludaron: Jimi Hendrix escuchó cuidadosamente, otros se durmieron y otros platicaban. Unos pocos hippies bailaban libremente como si no supieran, o no les importara, la diferencia entre la música de Shankar o la de Jefferson Airplane. Pero mientras la presentación se aceleraba, los ojos se abrían y las mentes se expandieron y Shankar y sus músicos recibieron la ovación del público.

Calificado como el "padrino del world music" por el Beatle George Harrison, Shankar ayudó a millones de personas en occidente a descubrir la música tradicional de la India. De Harrison a John Coltrane, de Yehudi Menuhin a Andre Previn, superó la barrera—aunque no por completo— entre lo que Shankar decía era el énfasis oriental en la melodía y el ritmo y el occidental de "armonía, contrapunto, cuerdas, modulación y otros aspectos básicos".

"La música India era el 'world music' original, apelaba a una generación de escuchas occidentales educados de clase media", dijo el productor Joe Boyd, quien ha trabajado con artistas que van de Pink Floyd a Nazakat & Salamat Ali. "Shankar y Ali Akbar Khan fueron los primeros músicos en llegar al público de una manera profunda que trascendía las barreras culturales".

Shankar murió el martes a los 92 años. Un comunicado en su sitio de internet indicó que falleció en San Diego, cerca de su casa en el sur de California con su esposa Sukanya Rajan a su lado. La fundación del músico informó que había sufrido problemas cardiacos y respiratorios, y que la semana pasada lo habían operado para reemplazarle una válvula del corazón.

"La música de mi padre llegó al alma de millones de personas", dijo su hija, la cantautora Norah Jones, en un comunicado. "Tanto yo como los amantes de la música de todas partes lo extrañaremos". Jones era hija de Shankar y Sue Jones, pero por años estuvo distanciada de su padre.

El primer ministro indio Manmohan Singh también confirmó el deceso de Shankar, a quien llamó un "tesoro nacional". Ringo Starr calificó la muerte de Shankar como "una gran pérdida musical, espiritual y física".

A través de Shankar y su relación con Harrison, innumerables grupos de rock absorbieron los sonidos del oriente, incluyendo los propios Beatles, los Byrds, Aerosmith y R.E.M. Shankar también fue una suerte de activista social al ser un pionero de los conciertos de rock para beneficencia.

Organizó junto con Harrison el Concierto para Bangladesh en 1971, que incluyó presentaciones de Harrison, Ringo Starr y Bob Dylan. Su última presentación musical fue con su otra hija, la artista Anoushka Shankar Wright (hija de Rajan y Shankar), el 4 de noviembre en Long Beach, California. El ganador del Grammy recibió un premio a su trayectoria el miércoles de parte de la Academia de la Grabación.

"Es una de las mayores pérdidas en el mundo de la música" dijo Kartic Seshadri, uno de los aprendices de Shankar, virtuoso del sitar y profesor de música en la Universidad de California, San Diego. "No hay nada más que decir".

En la década de 1950, Shankar comenzó a colaborar con y a ser maestro de algunos de los más grandes músicos de occidente, incluyendo el violinista Menuhin y a Coltrane. Se presentó en espectáculos con buena recepción en salas de concierto de Europa y Estados Unidos, pero también enfrentó dificultades. Shankar quedó sorprendido cuando, en el concierto para Bangladesh en 1971, el público aplaudió estruendosamente y los músicos no habían hecho otra cosa que afinar sus instrumentos.

"Si les gustó tanto nuestra afinación, espero que disfruten el concierto más", dijo al público, seguido de lo cual comenzó a tocar. 

Quizá nunca habría inspirado el concierto de Bangladesh ni se habría presentado en Monterrey, si no fuera por la curiosidad de Harrison en el plató de la película de los Beatles "Help!" de 1965. En la cinta los Beatles eran perseguidos por un culto oriental que buscaba un anillo de Starr. Durante la filmación Harrison notó un sitar, un instrumento de cuerdas con un cuello largo que usa una calabaza como caja de resonancia y se parece a un laúd gigante.

Comenzó a experimentar con él y tocó el instrumento con notas tradicionales en "Norwegian Wood", una canción escrita por John Lennon. Los Rolling Stones rápidamente usaron el sitar en su exitoso sencillo "Paint it Black" y los Byrds usaron una guitarra con influencia de la música india con el esquema melódico raga de "Eight Miles High". Mientras tanto Harrison buscó a Shankar, quien ya era un ícono musical en India, para que le enseñara a usar el instrumento correctamente.

Harrison y Shankar pasaron semanas juntos, comenzaron las lecciones en la casa de Harrison en Inglaterra y después se mudaron a una casa-barco en Cachemira y luego a California. Harrison, quien murió en el 2001, veneraba a Shankar como una figura paterna y lo consideraba un contraste noble y desinteresado ante el mundo voraz del rock.

Una vez acostumbrado a tocar el sitar, Harrison grabó la canción de inspiración india "Love You To" en el famoso disco "Revolver" de los Beatles de 1966, lo que ayudó a desatar la fase de raga-rock en la década de 1960 y convirtió a Shankar en uno de los músicos favoritos de los conciertos occidentales. Además de Monterey, Shankar se presentó en el día inaugural de Woodstock.

Aunque era un icono de los hippies, Shankar era serio, disciplinado y tradicionalista, había tocado en Carnegie Hall y se oponía al uso de drogas y la rebelión de los jóvenes.

"Me sentía impactado al ver gente vistiéndose tan extravagantemente. Todos estaban drogados, para mí era un mundo nuevo", dijo Shankar a Rolling Stone sobre el festival de Monterey.

En ese festival Shankar disfrutó la presentación de los Mamas and the Papas y la de Otis Redding, pero se sintió horrorizado al ver cómo Jimi Hendrix le prendía fuego a su guitarra.

Ravindra Shankar Chowdhury nació el 7 de abril de 1920 en la ciudad india de Varanasi. Comenzó a estudiar sitar cuando era niño y conoció al músico indio Baba Allaudin Khan estando de gira por Europa con la compañía de danza de su hermano. Estudió en total siete años y medio en soledad y disciplina total para tocar el instrumento.

"Khan me dijo que uno debe dejar todo lo demás para poder concentrarse en una sola cosa y hacerla bien", dijo a The Associated Press.

———

Los periodistas de The Associated Press Muneeza Naqvi en Nueva Delhi, Ravi Nessman en Bangkok, Greg Katz en Londres y Julie Watson en San Diego contribuyeron con este despacho.