MEXICO—Cecilia Suárez jamás imaginó que el papel que encarnó en la película "Nos vemos, papá" anticiparía la pérdida de su padre en la vida real.

Al igual que su protagónico en la ópera prima de la realizadora mexicana Lucía Carreras, la actriz enfrenta un sentido duelo tras el fallecimiento por causas naturales de su progenitor, Engino Suárez, ocurrido en diciembre pasado.

"Ha sido una casualidad impresionante, en verdad muy impactante para mí y mis hermanas. Presentar y ver esta película en este momento es muy fuerte. Es una coyuntura milagrosa que no es casualidad, creo que a veces las cosas suceden por algo, para hacernos entender ciertas etapas de nuestras vidas", dijo Suárez el lunes, en una conferencia de prensa realizada en la capital mexicana.

Con la mirada triste y más reservada que de costumbre, la actriz originaria de Tamaulipas, México, dijo que su parte en "Nos vemos, papá" es la mejor forma de recordar y despedir a su padre con mucho amor.

"Esta película tiene un significado muy especial, es un gran aprendizaje de vida, no lo tenía antes del 29 de diciembre (fecha en la que murió su padre), y creo que hasta que no atraviesas ese umbral, entiendes la complejidad de la vivencia de la que se habla en el filme. Esta (la película) es la celebración de una vida de alguien a quien amo y que ha sido tan especial para mí", subrayó la actriz de 41 años.

En la cinta que marca el debut de Carreras como realizadora (tras su exitosa experiencia como guionista del filme "Año Bisiesto" del director Michael Rowe), Suárez da vida a Pilar, una mujer que enfrenta el duelo por la muerte de su padre, un exiliado argentino con quien tiene una relación que se debate entre el amor y el deseo.

Pilar convive con el fantasma de su padre en la vieja casona en la que ella y su hermano José crecieron, y donde su progenitor pasó sus últimos días. El dolor le hace oscilar entre los recuerdos y la dura realidad.

Arturo Barba, quien da vida a José, indicó que la posibilidad de trabajar en una película que toca de forma tan sensible el tema de la muerte le resultó muy enriquecedor a nivel personal.

"Mi personaje es la antítesis de la protagonista, él trata de aterrizar de nuevo a su hermana en la realidad social y cultural tras la muerte de su padre. De alguna manera me toca truncar el camino hacia el cual ella debe dirigir su vida después del suceso ", dijo.

Carreras, quien también escribió el guion de "Nos vemos, papá", explicó que la historia nació del miedo a enfrentar la muerte.

"Este trabajo es una exploración de cómo un personaje podría vivir el duelo de un ser querido. Pienso que las historias a veces nacen de lugares muy difíciles de explicar, provienen de los miedos que cada uno tenemos", dijo.

Carreras contó que la razón por la que situó la trama dentro de una familia de exiliados argentinos obedece a un referente personal y fue para rendir homenaje a sus raíces españolas y al exilio que originó la Guerra Civil.

"Como creador llevas parte de ti a la ficción. Yo soy el resultado del exilio español en México. Me parecía interesante situar la trama en el exilio argentino porque es más vigente que el español, así que para mí era lindo tener este vínculo personal, sobre todo en un lugar como la Ciudad de México, donde conviven perfectamente la cultura mexicana y la argentina", señaló la realizadora.

En el filme de Machete Producciones también participan los actores Moisés Arizmendi y Verónica Lánger, en los papeles del novio y la tía de Pilar, respectivamente.

Tras su paso por diversas muestras como el Festival Internacional de Cine de Morelia, el Festival Internacional de Cine de Kerala, en India, y el festival de cine de Karlovy Vary en República Checa, "Nos vemos, papá" culminará el viernes su ciclo de exhibición con su estreno en México.