SALT LAKE CITY, Utah, EE.UU.—Un grupo conservador de Utah considera que el hecho de que el Festival de Cine de Sundance incluya películas que considera "obscenas" va en contra de la cultura y los valores familiares de la ciudad, y quiere que el estado deje de darle apoyo financiero.

El Instituto Sutherland dijo que el estado no debería financiar un festival con películas sobre estrellas porno y amigas que tienen aventuras con sus respectivos hijos. El instituto se refiere a "Lovelace", la película sobre la estrella porno Linda Lovelace protagonizada por Amanda Seyfried, y "Two Mothers", con Naomi Watts y Robin Wright. "Lovelace" tiene clasificación "R", para mayores de 17 años en Estados Unidos, "Two Mothers" no ha sido aún clasificada.

El festival arranca el jueves en Park City, Utah.

El instituto con sede en Salt Lake City no considera que Sundance debería irse de Utah pero sí cree que el estado debería retirarle su apoyo económico, dijo Derek Monson, director de políticas públicas del Instituto Sutherland.

"Hay mucha gente a la que le parece cuestionable", dijo Monson. "Somos un estado que apoya a la familia y nos esforzamos por ser así porque valoramos los beneficios que las familias fuertes le dan a la sociedad".

Las autoridades estatales de Utah han dicho que mantendrán su apoyo argumentando que el respaldo es una inversión a un festival que le da un gran impacto económico y proyección internacional al estado.

Utah calcula un gasto de 300.000 dólares para el festival este año, dijo Michael Sullivan, vocero de la oficina de Desarrollo Económico del gobernador. El dinero proviene de la sección de oportunidades económicas del programa de incentivos estatales. Se usa para apoyar y financiar el festival y aprovechar las oportunidades de mercadeo y promoción de marca para el estado de Utah.

El año pasado, por ejemplo, se repartió a los actores cordones con el mensaje turístico "Utah, vive en las alturas".

El festival es una de las celebraciones que más dinero generan para el estado. La Universidad de Utah estima que la edición del año pasado trajo 80,3 millones de dólares a la economía de Utah.

"Si perdemos el festival de cine estaríamos renunciando a hasta 80 millones de dólares", dijo Sullivan.

Los directivos de Sundance rechazaron una entrevista que se les solicitó, pero dijeron en un comunicado que están comprometidos a exhibir películas bien hechas y pensadas. "Los espectadores deben elegir las cintas adecuadas para ellos", dijeron.

Las preocupaciones del Instituto Sutherland muestran el contraste entre la cultura ultraconservadora de Utah y la reputación vanguardista del festival. Lo que muchos consideran artístico es extremo para algunos en este estado.

"¿Cómo le dirían a un festival de cine que presenta películas sobre la vida de estrellas porno, la relación adúltera de dos madres con sus respectivos hijos y unas adolescentes compitiendo por perder su virginidad?", escribió Monson en un blog en el que se presentaban las inquietudes del instituto. "Los valores de muchos residentes de Utah les harían decir que se trata de 'obscenidad' o 'pornografía', pero para el estado de Utah, evidentemente sólo se trata de una 'actividad económica'".

Sullivan reconoció que no todas las películas son aptas para todo público, pero señaló que los espectadores no están obligados a ver las cintas para adultos y que tienen amplia oportunidad de elegir para cuáles películas desean comprar boletos.

El Instituto Sutherland, un centro de análisis de políticas públicas que aboga por los valores conservadores, dijo que Sundance no necesita apoyo financiero y que los impuestos de los contribuyentes se podrían usar mejor en otros programas.

"Si Sundance quiere poner eso en un festival privado, está bien. Pero tiene el apoyo del gobierno", dijo Monson. "Ahora le están pidiendo a los contribuyentes que ayuden a pagar para que esas películas se presenten, y eso no refleja los valores del estado de Utah".