MEXICO—Sin ser propiamente una película de terror o del género zombi, el filme "Halley" del realizador mexicano Sebastián Hofmann, próximo a exhibirse en el Festival de Cine de Sundance, es una historia que rompe convenciones y profundiza en los temas de la soledad y la inmortalidad.

"Halley" se exhibe la noche del viernes en Sundance, el prestigiado festival creado por Robert Redford que se realiza anualmente en Park City, Utah. La ópera prima de Hofmann forma parte de "New Frontier", una sección que el encuentro fílmico dedica a propuestas que expanden los límites de la narrativa cinematográfica e innovan en el lenguaje.

"Nuestra propuesta no es una película de zombis, ni de terror, aunque quizá el horror aborde más un sentido psicológico. Es una película muy fuerte, difícil para algunos espectadores, porque habla de los horrores de un hombre enfermo cuyo cuerpo se está despedazando", dijo Hofmann el jueves en conferencia de prensa en la Ciudad de México, de donde partiría a Utah a la mañana siguiente para el estreno.

''Halley" sigue a Alberto, un hombre que sufre una misteriosa enfermedad que poco a poco descompone su cuerpo, interpretado por el actor Alberto Trujillo. Al enfrentar la encrucijada de saberse más muerto que vivo, este humilde guardia de seguridad en un gimnasio mantiene el secreto de su padecimiento hasta que conoce a la gerente del lugar, con quien establece una relación muy peculiar.

"A diferencia de los zombis que plasman las películas y series de televisión estadounidenses, donde persiguen a sus víctimas con un ojo de fuera y el cerebro saliendo de su cabeza, el personaje de nuestra historia es un monstruo contemporáneo, que surge de la inmortalidad y la soledad, pero que está muy consciente de lo que le pasa", explicó Hofmann.

"Lo más horrible de todo es que Alberto sabe lo que le sucede, y emprende una lucha incansable para detener su condición y ocultarla al mundo", agregó el cineasta.

El realizador contó que su ópera prima se basa en un cortometraje que realizó hace algunos años llamado "Jaime Tapones", también protagonizado por Trujillo. Sin embargo, aclaró que no es la misma historia ni se trata de una versión expandida a 90 minutos.

"Halley" fue producida y escrita por Sebastián Hoffman y Julio Chavezmontes y contó con el apoyo de Mantarraya, una joven productora que ha servido como plataforma para una nueva generación de cineastas mexicanos, entre los que destaca Carlos Reygadas, ganador del premio al mejor director en el Festival Internacional de Cine de Cannes en 2012 por "Post Tenebras Lux".

La película se rodó en la Ciudad de México y Groenlandia, donde Hofmann y Chavezmontes eligieron rodar el final del filme.

"Literalmente nos fuimos hasta el fin del mundo para terminar nuestra película", dijo el realizador.

La ópera prima de Hofmann formó parte de la pasada edición del Festival Internacional de Cine de Morelia, en México, y se espera que regrese al país en febrero o marzo para su estreno comercial.

Tras su paso por Sundance, "Halley" se exhibirá en el Festival Internacional de Cine de Rotterdam, a realizarse del 23 de enero al 3 de febrero en Holanda, donde se medirá con otras 14 películas por el Tiger, el premio principal del evento. El director también confirmó que trabaja en un plan de distribución, en coordinación con Mantarraya, para llevar el filme a otros festivales internacionales de cine.