MEXICO—Es difícil pensar en una imagen que identifique mejor a México que La Catrina, la elegante y coqueta calaca que luce sus enormes sombreros al pasear por las calles.

Esta espléndida señora, además de cientos de calaveras y llamativos personajes, fue creada por el grabador y caricaturista José Guadalupe Posada, cuyo centenario luctuoso recordará México en 2013 con una serie de homenajes que incluyen exposiciones, conciertos y publicaciones conmemorativas.

La obra de Posada era un reflejo de la sociedad mexicana de finales del siglo XIX, cuando la pobreza extrema de los muchos y la riqueza de unos pocos desencadenaron en la revolución de inicios del siglo XX. Con un agudo ojo crítico, Posada supo retratar los diferentes estratos sociales que conformaban este caldo de cultivo revolucionario.

"Por medio de estos grabados Posada daba voz al descontento con la denuncia satírica, actividad que alcanzó su más alto punto en la Ciudad de México, donde realizó lo más fecundo de su obra", dijo el jueves en conferencia de prensa Lucía García Noriega, secretaria de Cultura del gobierno del Distrito Federal.

Posada hizo grabados para publicaciones religiosas, afiches para circos, anuncios comerciales e ilustraciones para periódicos. Pero sus más famosas y originales creaciones son por mucho las calaveras que comen, beben, bailan, andan en bicicleta y también salen de paseo con vestidos elegantes.

"Posada tuvo una relevancia incluso hasta en los detalles cotidianos, no solamente en la expresión de los rasgos que él observaba, o los colectivos que quería compartir con la sociedad en ese momento, sino los hechos importantes como, recuerdo en este momento, la aparición del cometa Halley", dijo el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Rafael Tovar y de Teresa.

Nació en 1852 en el estado de Aguascalientes y murió el 20 de enero de 1913 en la Ciudad de México.

"Aguascalientes fue su cuna y México la madre que alimentó su imaginación con las supersticiones, creencias, esperanzas, leyendas, temores y conflictos de su época, a la que dio forma de metáforas, alegorías, fandangos y calaveras con las que se ganó el pan de cada día y la dimensión de un símbolo nacional", dijo el gobernador de Aguascalientes, Carlos Lozano de la Torre.

A pesar de la popularidad que gozó a lo largo de su carrera, Posada murió en la pobreza y sus restos fueron colocados en una fosa común en la capital. Por eso, como parte de los festejos será recordado con un homenaje luctuoso el 20 de enero, fecha de su deceso, en Aguascalientes.

Entre el centenar de actividades contempladas para conmemorarlo también destacan una exposición en el Museo Nacional de Arte, una muestra en el Museo Nacional de la Estampa, un ciclo de cine, un micrositio dedicado al artista, el lanzamiento de la Primera Bienal Internacional de Grabado José Guadalupe Posada, la publicación de un sello postal y la emisión de un billete de lotería conmemorativos.

El grabador será celebrado también con muestras en el extranjero, incluyendo exposiciones en Canadá, Alemania y Estados Unidos.

Posada fue un artista reconocido por sus contemporáneos y su legado artístico lo llevó a ser considerado un maestro para los muralistas José Clemente Orozco y Diego Rivera.

"Recoge el imaginario mexicano, el imaginario colectivo donde mezcla la fantasía y la realidad, donde mezcla la vida y la muerte, donde mezcla lo cómico y lo trágico", dijo Tovar y de Teresa. "Donde de un modo genial destaca aspectos que son permanentes en la idiosincrasia mexicana y la identidad mexicana".

Las celebraciones serán organizadas por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el Instituto Nacional de Bellas Artes, el gobierno del estado de Aguascalientes, la Secretaría de Cultura del Gobierno del Distrito Federal y la Secretaría de Relaciones Exteriores.