MIAMI—Horas después de que el legado de Jenni Rivera fuera la figura principal en la 25ª ceremonia del Premio Lo Nuestro, se dio a conocer que su hijo Michael Rivera fue arrestado por vandalismo la madrugada del jueves en Miami Beach.

Michael, de 21 años, cuyo nombre verdadero es Angel Trinidad Marín, reside en California y había viajado a Miami para el homenaje a su madre. Fue detenido junto a Octavio Ortiz Roque, de 21 años, en una avenida turística de Miami Beach, después que la policía vio a los jóvenes dañar unos carteles, según un reporte oficial.

El informe de una página señala que Marín caminó hacia un cartel, sacó un marcador del bolsillo de su pantalón y rayó un letrero. Tras esto, Marín y Ortiz siguieron caminando por la Avenida Washington hacia el norte, rumbo a la calle 16.

Entonces "el acusado (Marín) sacó lo que parecía ser un pedazo de papel, se lo entregó al otro acusado y él (Ortiz Roque) colocó el pedazo de papel en un cartel de la esquina" de la Avenida Washington y la calle 16, escribió un agente policial en su informe.

Ambos fueron detenidos cerca de las 2:14 de la madrugada del jueves.

El reporte policial también señalaba indicios de influencia del alcohol en los detenidos.

Janell Hall, portavoz del departamento de prisiones del Condado de Miami Dade, dijo a The Associated Press que Marín fue liberado el jueves a las 9:30 de la noche, justo cuando se desarrollaba la ceremonia del Premio Lo Nuestro, luego de pagar una fianza de 1.000 dólares.

Ante la detención de Marín sólo Janney "Chiquis" y Jacqueline Rivera, hijas de la fallecida Diva de la Banda, pudieron recibir los premios para su madre en el homenaje en el American Airlines Arena, donde artistas como Olga Tañón y María José cantaron para Jenni Rivera acompañadas por el hermano de la cantante, Lupillo Rivera.

No es la primera vez que Marín tiene problemas con la ley. En 2011 se declaró culpable de sostener relaciones sexuales con una menor de edad.