A medida que la economía continúa fortaleciéndose, puede que estés preguntándote si debas quedarte en tu casa actual o venderla ahora que parece el momento perfecto.
Como hay tantas cosas que tener en cuenta, los expertos de Homes.com han reunido una lista exhaustiva sobre qué hay que considerar:

Tamaño: Si tu casa es muy pequeña, mudarte podría ser una opción menos estresante y más asequible que ampliarla, que pudiera ser costoso y abrumador. Con la ampliación puedes recuperar entre el 45 y el 75% en la apreciación del valor de la casa, dependiendo del proyecto, según Remodeling.com. Sin embargo, ese reembolso de la inversion no es siempre inmediato, por lo que es algo que tendrás que considerar si estás pensando en vender inmediatamente.

Renovaciones: Si las renovaciones que son necesarias para que estés en tu casa actual te parecen abrumadoras, es posible que sea tiempo de mudarte. Por ejemplo, un techo nuevo puede costar entre $5.000 y $30.000 ó más, según Choice Roofing Group. Problemas a gran escala pueden bajar el precio, pero a muchos compradores les gusta la oportunidad de personalizar la casa de sus sueños.

Competencia: Haz una búsqueda. Las herramientas que ofrece la internet como en Homes.com te puede ayudar a determinar el valor de tu casa. Luego trabaja con un agente inmobiliario para encontrar un precio competitivo y de ahí, deja que las ofertas lleguen.

Estilo de vida: A medida que las familias crecen necesitan más espacio, y mientras se hacen más pequeñas, menos. ¿Estás retirado y piensas en viajar? Buscar un sitio más chico te puede dejar algo de dinero para viajar por el mundo.

Plusvalía: El valor de la plusvalía año a año de las casas llegó al 8% a finales de 2013. Si te gusta tu casa, disfrutala y aprovecha los beneficios del incremento de la plusvalía cuando sea tiempo de vender.

Economía local: Si vives en una ciudad que está creciendo puede ser una buena idea estarse quieto.  Fíjate en el crecimiento de la economía local durante un año o dos y entonces decide si es buena idea mudarse.

Actualizaciones: Una actualización de la casa es una buena oportunidad de añadirle valor y de hacer que se vea completamente nueva.

Localización: Ten en cuenta a tus vecinos, las escuelas de la zona, la proximidad al trabajo y las actividades diarias de tu vida. ¿Estás feliz donde estás?

Disponibilidad: Mantente al tanto de cómo está el mercado suscribiéndote a las alertas gratis por correo electrónico de sitios como Homes.com; recibe notificaciones cuando aparezcan nuevas casas que se adapten a tus requerimientos. Tómate tu tiempo y espera a que aparezca la casa perfecta.
La decisión de permanecer en un sitio o vender es importante y no se debería tomar a la ligera.